Atentado en la Basílica del Pilar en España, explota bomba rudimentaria

Una mujer sufrió lesiones leves. No se conoce la matriz del atentado. Sospechan de grupúsculos de extrema izquierda o anarquistas

Roma, (Zenit.org) Redacción | 2509 hits

Un pequeño artefacto ha explotado hoy en la basílica del Pilar de Zaragoza aproximadamente a las 13.50. La explosión no ha causado daños humanos, tampoco en el patrimonio histórico y artístico del edificio, aunque sí algún daño material. En concreto, el artefacto estaba situado en la vía sacra del Altar Mayor. 

El subdelegado del Gobierno en Zaragoza, Ángel Val, ha confirmado que los servicios sanitarios solo han atendido a un mujer por afecciones en el tímpano.

En un comunicado de la archidiócesis de Zaragoza anuncian que un equipo de la policía antiexplosivo, los Tedax, ha examinado otro pequeño paquete situado en la misma zona de la catedral. Por lo que el templo y la plaza han sido acordonadas por la policía.

La archidiócesis de Zaragoza "agradece a la Virgen su protección, al mismo tiempo que a muchas personas e instituciones sus mensajes de apoyo en estos momentos".

La principal hipótesis sobre la autoría apunta a algún grupúsculo de extrema izquierda o anarquista. Fuentes policiales ven similitudes con un ataque parecido perpetrado en febrero en la Catedral de la Almudena en Madrid por un grupo anarquista".

Así mismo confirmaron que la explosión fue provocada "por un pequeño artefacto explosivo, compuesto por una contenedor de gas de camping, que estaba colocado en el pasillo central de la nave del altar mayor". El artefacto era de fabricación artesanal y con escasa potencia.

Los visitantes que se encontraban este mediodía en la basílica del Pilar sintieron la explosión que se produjo en el templo, a pesar de lo que mantuvieron la calma y algunos no salieron al exterior hasta que se lo solicitaron.

El portavoz de Izquiera Unida en el Ayuntamiento de Zaragoza, José Manuel Alonso, ha explicado a Efe que vio a dos jóvenes salir corriendo de la basílica del Pilar nada más escucharse una explosión en el interior del templo, mientras que el resto de ciudadanos lo hacía de forma tranquila.

La exposión que fue cercana a los primeros bancos del altar mayor no provocó daños a la imagen de la Virgen del Pilar que se encuentra en una de las capillas laterales. La imagen es de 38 centímetros y se remonta, según la tradición, al año 40, cuando la Virgen María se apareció a Santiago el Mayor en Caesaraugusta.