Audiencia del papa a Evo Morales. La CEB: 'se enmarca en las visitas oficiales'

Será una visita de Estado, habitual, como está concediendo el sumo pontífice a distintos presidentes y sus comitivas oficiales

Roma, (Zenit.org) H. Sergio Mora | 1022 hits

El papa Francisco recibirá al presidente de Bolivia, Evo Morales el 6 de septiembre. La noticia la fue dada a conocer el miércoles por el mismo mandatario boliviano y fue confirmada ayer por la Conferencia Episcopal de Bolivia (CEB) que en su web: Iglesia Viva, cita al presidente, monseñor Oscar Aparicio: "La administración Morales 'ha pedido una audiencia' que el Papa ha aceptado y el Estado Vaticano confirmó el encuentro”.

Precisa que la audiencia “se enmarca en el programa de visitas que recibe el Pontífice desde su posesión hace cinco meses”, indica que “será una visita de Estado, habitual, como está concediendo el Sumo Pontífice a distintos presidentes y sus comitivas oficiales”.  Y recuerda que "en cinco meses de pontificado, Francisco ya recibió a decenas de presidentes y jefes de estado".

La web de la CEB reitera que "la audiencia anunciada para  el 6 de septiembre, no será la primera de Evo Morales con un Papa, puesto que ya en mayo del 2010 le recibió Benedicto XVI, ahora pontífice emérito".

Añade que el papa Francisco "ya recibió en audiencias privadas a los presidentes de distintos países. La argentina Cristina Fernández, también a José Mujica de Uruguay,  Rafael Correa de Ecuador, Nicolás Maduro de Venezuela, Juan Manuel Santos de Colombia, y otros europeos y de otros continentes".

Y recuerda que con la "presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, el Papa se reunió en el marco de la Jornada Mundial de la Juventud realizada en Río de Janeiro". Y en la misa de clausura, el 28 de julio, "participaron además de la brasileña, la argentina y el boliviano, quienes al concluir saludaron al Pontífice".

Las relaciones de la Iglesia con el presidente de bolivia, votado en el 2005 y reelegido para un segundo mandato desde el 2009, han sido tensas. Baste recordar algunos de los diversos cruces de opiniones, como cuando Morales en el contexto del Foro Social Mundial dijo que la Iglesia católica en Bolivia era la “principal enemiga” de las reformas de su gobierno y que era necesario reemplazarla. O en mayo de 2010 cuando en su viaje a Roma, el presidente Evo le entregó una carta a Benedicto XVI después de la audiencia, en la que le sugería que abriera al sacerdocio femenino y permitiera a los sacerdotes casarse. O en junio pasado cuando el gobierno del presidente boliviano apoyó la creación de una Iglesia nacional. Estos y otras diversas situaciones han creado no pocas dificultades.

Sobre la formación de una Iglesia oficialista, la Conferencia Episcopal Boliviana ha indicado siempre en la web Iglesia Viva: “Con estupefacción hemos conocido la noticia de que, tal como se lee en la invitación, el sacerdote católico Javier Ticona, perteneciente a la Diócesis Castrense de Bolivia, recibirá la ordenación episcopal como Arzobispo primado para la Iglesia Católica Apostólica Renovada del nuevo Estado Plurinacional de Bolivia”.

Y en la nota los obispos alertaron a la población de no se ha tratado “de la ordenación de un nuevo obispo para la Iglesia Católica Apostólica Romana, a la que pertenece la gran mayoría de la población boliviana”, sino que “es una ordenación totalmente espuria, inválida e ilícita, ya que el ordenante Juan Ernesto Iriarte Blas, al que también en algunos documentos se le conoce con los apellidos Friarte Blas, no es un obispo válidamente ordenado en la auténtica Iglesia Católica Apostólica Romana” y que “en agosto de 2011 el arzobispo del Cusco, Mons. Juan Antonio Ugarte Pérez, denunció que este caballero es un personaje farsante que trata de confundir a los fieles católicos ya que nunca recibió una ordenación válida por un obispo católico apostólico romano”.

El presidente boliviano acusó también a la iglesia de ser responsable por el robo en los templos a lo que el cardenal Terrazas respondió que "no se puede mancillar y ejecutar moralmente a personas solamente por sospechas". 

Sobre el robo en los templos clicar para ver respuesta del cardenal Terrazas

Bolivia: ''No se puede mancillar y ejecutar moralmente a las personas sólo por sospechas''

Carta del presidente Evo Morales,
entregada a Benedicto XVI el 17 de mayo de 2010

"Su Santidad: Fue mi madre quien, cuando yo era muy niño, me decía que yo rezara cerrando los ojos y agachando la cabeza, pensando en las enseñanzas de vida del Padre Nuestro y del Dios te Salve María. Recordando estas experiencias, como miembro de nuestra Iglesia Católica, reflexiono permanentemente acerca de las lecciones de amor, justicia, igualdad y entrega al prójimo de nuestro Señor Jesucristo".

"Esas reflexiones me llevan a proponer, muy respetuosamente, la necesidad de superar la crisis de la Iglesia, que, como usted dijo, está herida por el pecado, para ello es imprescindible democratizar y humanizar su estructura clerical".

"Democratizarla para que todas las hijas e hijos de Dios, que son iguales ante sus ojos, se les reconozca los mismos derechos religiosos, y que las mujeres puedan tener las mismas oportunidades que los hombres para ejercer plenamente el sacerdocio".

"Asimismo, como Jesús, que se hizo hombre, se humanizó para estar entre nosotros y entendernos mejor, la Iglesia no tiene que negar una parte fundamental de nuestra naturaleza como seres humanos, se debe abolir el celibato, así habrá menos hijas e hijos no reconocidos por sus padres, así podremos sincerarnos ante la realidad".

"Del mismo modo y con mucha decisión debemos proteger a nuestros hijos e hijas de quienes valiéndose de la confianza que debe inspirar un sacerdote, abusan de ellos. Quienes cometen esas atrocidades pecan y también dañan".

"Estoy seguro que Su Santidad valorará estas propuestas que quieren humildemente aportar a cerrar las heridas de nuestra Iglesia. De este modo me despido, haciéndole llegar la seguridad de las atenciones más distinguidas".

Evo Morales Ayma, presidente del Estado Plurinacional de Bolivia

Ver video de la conferencia de prensa del presidente Morales después de encontrar a Benedicto XVI