Aumentan las donaciones: La Santa Sede da las gracias

Agradece en particular la generosidad de los católicos estadounidenses

| 1114 hits

CIUDAD DEL VATICANO, 15 julio 2003 (ZENIT.org).- La Santa Sede ha agradecido la generosidad de los católicos en Estados Unidos que, a pesar de la crisis, siguen siendo los que más colaboran económicamente con el presupuesto de la Santa Sede.



El cardenal Sergio Sebastiani, presidente de la Prefectura de Asuntos Económicos de la Santa Sede, que presentó a la prensa el balance económico del año 2002 este jueves, ha hecho ahora declaraciones públicas de agradecimiento.

La crisis provocada por escándalos atribuidos a sacerdotes y la crisis económica habían hecho pensar a algunos observadores que provocarían una disminución en las ayudas de los católicos estadounidenses.

En una entrevista concedida a «Radio Vaticano» el purpurado italiano declaró que la gran «sorpresa» del último año ha sido el aumento en un millón de euros en las ofertas de los fieles de todo el mundo, a pesar de la crisis internacional.

Tras los católicos en Estados Unidos, explica, la contribución económica más importante ha venido de los católicos de Alemania e Italia respectivamente, revela.

«Esta ha sido nuestra sorpresa --reconoce--. Este año hemos recibido un millón de euros más en ofertas. Esto es algo notable, pues el año ha sido difícil para todos. Me ha sorprendido verdaderamente. En los momentos difíciles, la gente no sólo piensa en ella misma, sino también en los demás. Y esto es algo muy cristiano».

El balance económico de la Santa Sede se cerró en 2002 por segunda vez consecutiva con déficit. En esta ocasión, las pérdidas han sido de 13.506.722 euros (unos 15.319.312 dólares).

El cardenal Sebastiani atribuye el resultado a la crisis económica internacional y considera que «no es catastrófico».

En el año 2002 también aumentaron las donaciones al Óbolo de San Pedro en un 1,80%: en total se recogieron 58.836.693,5 dólares (51.852.204 euros), que serán destinados por el Papa a obras de caridad y a ayudas a las comunidades cristianas del tercer mundo.