Australia, el país que recibirá al Papa para la Jornada Mundial de la Juventud

Los católicos representan más de la cuarta parte de la población

| 1502 hits

CIUDAD DEL VATICANO, lunes 7 de julio de 2008 (ZENIT.org) La Iglesia que acogerá la próxima Jornada Mundial de la Juventud de Sydney es una Iglesia joven, pero con una importante presencia social y pública en el país. Se trata actualmente de la confesión cristiana más numerosa del país, según datos de la Conferencia Episcopal Australiana.



Los católicos en Australia representan más de la cuarta parte del país (el 27,56%, según datos estadísticos relativos al año 2006, y que fueron publicados el pasado 5 de julio en el boletín de la Santa Sede. En total, 5,7 millones sobre una población de 20,7 millones.



Australia está dividida en 33 diócesis y tiene en total 1.390 parroquias. En el país hay actualmente 65 obispos y más de 3.100 sacerdotes, de los cuales más de la mitad son diocesanos, y el resto pertenecen a órdenes religiosas. En total hay alrededor 2.200 religiosos y casi 6.950 religiosas, así como alrededor de 8.200 catequistas.



Sin embargo, se trata de una Iglesia muy activa en el campo social y educativo: en total, gestiona 1.749 escuelas de enseñanza primaria, 473 de secundaria y 30 centros superiores y universitarios, en los que estudian más de 700.000 alumnos.



Además, mantiene 58 hospitales, 407 residencias para ancianos y discapacitados, 164 orfanatos y guarderías, 480 centros de reinserción social y 210 consultorías para la familia y la protección de la vida.



La Conferencia Episcopal Australiana la preside actualmente monseñor Philip E Wilson, arzobispo de Adelaida, y el vicepresidente es monseñor Barry J Hickey, arzobispo de Perth.



Otro de los datos interesantes es el crecimiento del número de católicos entre las comunidades indígenas. Según datos de la Conferencia Episcopal Australiana relativos al último censo del año 2006, hay actualmente más de 100.000 indígenas católicos, casi el 7% más que en el año 2001. Actualmente, el catolicismo es la confesión cristiana que más seguidores tiene entre los pueblos aborígenes, especialmente en los territorios del Nueva Gales del Sur. (B. Dixon, ACBC Pastoral Projects Office, 29 June 2007)



Los Papas y Australia



Con esta visita, Benedicto XVI será el tercer Papa que visita Australia, y se tratará de la cuarta visita papal a este país. El primer pontífice que pisó tierra australiana fue Pablo VI en 1970, en una visita pastoral realizada en el mes de noviembre de ese año.



Juan Pablo II visitó Australia tres veces, una como cardenal, en 1973, con motivo del XL Congreso Eucarístico Internacional, celebrado en Melbourne, y dos como Papa, en 1986 y en 1995. En su primera visita pastoral, el Papa Juan Pablo II recorrió todo el continente. El acontecimiento más recordado de aquella visita fue el encuentro con las comunidades indígenas de Australia central.



En 1995, el Papa volvió a Sydney para la beatificación de la primera australiana, la religiosa Mary MacKillop. El acontecimiento tuvo lugar en el mismo escenario que acogerá el encuentro con los jóvenes de la JMJ, el Hipódromo Randwick.



Breve historia



Los primeros católicos que se instalaron a Australia en 1788 fueron en su mayoría convictos de origen irlandés. Pronto llegaron también algunos sacerdotes para asistirles y administrarles los sacramentos, aunque sin establecerse en el país. Se estima que, en 1828, la población católica del país llegaba a las 10.000 almas.



Se considera que la Iglesia llegó oficialmente al continente con la llegada de los padres Joseph Therry y Philip Connolly, en 1820. El primer obispo fue John Bede Polding, monje benedictino inglés, y el primer clero fue mayormente irlandés, hasta que en los años 30 el número de sacerdotes oriundos de Australia se hizo mayoritario.



La presencia católica en la escuela es también muy temprana: en 1833 ya había diez, y el número siguió creciendo hasta que entre 1872 y 1893 el Gobierno retiró todas las ayudas. Las escuelas pudieron sobrevivir en aquellos momentos gracias a la ayuda de religiosos llegados de Irlanda y otros países europeos.



En 1866, fray Julian Tenison y la hermana Mary MacKillop fundaron una orden religiosa, las Hermanas de San José (“josefitas”). Sólo en 1875, las “josefitas” mantenían 35 escuelas en la diócesis de Adelaida.



Entre finales del siglo XIX y principios del XX, la Iglesia católica conoció una gran expansión en todo el país. Posteriormente, a partir de los años 60, la inmigración católica proveniente de países como Italia, Croacia o Hungría, ha contribuido a dar un rostro multicultural a la comunidad católica. Con todo, los efectos de la secularización se han dejado sentir con fuerza en las últimas décadas.

Más información: www.catholic.org.au

[Por Inmaculada Álvarez]