Ayuda a la Iglesia Necesitada socorre a seminaristas haitianos

La cifra oficial de muertos por el terremoto asciende a 300.000

| 2465 hits

PUERTO PRÍNCIPE, jueves 25 de febrero de 2010 (ZENIT.org).- Líderes de la Iglesia en Haití expresaron su gratitud por la ayuda dada por donantes de todo el mundo, a través de Ayuda a la Iglesia Necesitada, especialmente para los seminaristas que sobrevivieron al terremoto de Puerto Príncipe.

La organización Ayuda a la Iglesia Necesitada informó este miércoles que ha podido donar 100.000 dólares para ayudar a los desamparados seminaristas diocesanos que se quedaron sin alojamiento después del terremoto del pasado 12 de enero.

El arzobispo Louis Kébreau de Cap-Haïtien, presidente de la Conferencia Episcopal de Haití, envió una carta a la organización al principio de esta semana para expresar su “más profunda gratitud” en nombre de los obispos y seminaristas.

La organización humanitaria católica donó otros 70.000 dólares de ayuda de emergencia para otras necesidades de la Iglesia.


El arzobispo escribe: “El verdadero amor es compasivo. Su amable gesto nos da fuerza y esperanza para construir y unir nuestros esfuerzos para seguir adelante”.

Afirma: “Dios es amor, verdad y justicia y nos quiere para crear una nueva civilización, una civilización de amor”.

En otro mensaje a Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN), el nuncio apostólico en Haití, arzobispo Bernardito Auza, explica que unos 200 seminaristas han recibido ayuda después de que el Seminario fuera destruído en el desastre.

Un total de 26 seminaristas murieron a causa del terremoto, incluyendo a diez de la Orden de los Misioneros Monfortianos que murieron cuando su minibus fue aplastado por los cascotes.

El arzobispo Auza informó a AIN que los donativos han sido usados para un “programa de ayuda de amplio alcance” que está dando arroz y frijoles a los desplazados haitianos, así como realizando otras distribuciones a través de las parroquias locales.

Subrayó la “inmensa tarea” de reconstrucción que llevará décadas completar.

La organización afirma que los nuevos informes describen un daño que es mucho mayor del estimado previamente. El lunes, el presidente haitiano René Préval declaró que la cifra total de muertos probablemente alcance los 300.000, mucho más alta de las estimaciones previas.

El nuncio dijo que el programa de ayuda está intentando generar actividad comercial para un crecimiento a largo plazo, y pagar la escolarización de niños haitianos en una diócesis cercana donde los daños fueron menores.

Informó que se instalará una cancillería temporal en el sitio donde fueron demolidas las oficinas archidiocesanas y la catedral.

Traducido del inglés por Nieves San Martín