Balance “altamente positivo” del Congreso Eucarístico de Quebec

Según el cardenal Marc Ouellet

| 1497 hits


QUEBEC, jueves 3 julio 2008.- Fueron 7.891 laicos implicados, 326 agentes de pastoral, 55 arzobispos, 17 canónigos, 157 diáconos, 218 obispos, 61 novicios, 36 prelados de honor, 863 sacerdotes diocesanos, 1.271 religiosas, 149 religiosos hermanos, 392 religiosos sacerdotes y 175 los seminaristas los inscritos al Congreso Eucarístico de Quebec, que concluyó el pasado el 22 de junio.

Los datos fueron presentados en una rueda de prensa ayer en Quebec ofrecida por el cardenal Marc Ouellet, arzobispo de Quebec, primado de Canadá, acompañado por el secretario general, Monseñor Jean Picher, y por la secretaria general adjunta, sor Doris Lamontagne.

El cardenal Ouellet, que presidió este 49 Congreso Eucarístico de Canadá, ha lanzado un balance “altamente positivo” del acontecimiento. “¡Misión cumplida!”, afirmó con mucho entusiasmo durante una rueda de prensa, durante la cual afirmó que “la asistencia superó todas las expectativas”.

Los congresistas inscritos como peregrinos fueron 11.611. La media diaria que asistió a todos los actos del Congreso fue de 12.500 participantes, 68% de los cuales provenía de Canadá, 5.000 de la provincia de Quebec y 2.500 de la misma diócesis.

Han sido setenta países los representados: 20 de América, 22 países europeos, 19 africanos, 10 asiáticos y 3 de Oceanía.

A la Ciudad Eucarística (ExpoCité), el flujo de visitantes diarios fue de 20.000 personas. Dentro de las actividades más seguidas destacó la Procesión Eucarística (20.000 participantes) que terminó en un acto al que asistieron 60.000 personas.

Las familias de la diócesis acogieron a 5.000 peregrinos y 1.000 familias participaron como voluntarias en el congreso.

En la rueda de prensa se constató que este acontecimiento “ha marcado la historia de Quebec”.

En el primer Congreso Eucarístico Internacional, celebrado en Francia en 1881, participaron 300 personas, dirigentes de las obras eucarísticas en los países europeos.

En el transcurso de los 125 años siguientes, la forma de los congresos ha evolucionado mucho, llegando a reunir entre 12.000 y 15.000 personas durante una semana de celebraciones, adoración, catequesis, eventos culturales, encuentros fraternales y compromisos en favor de los más necesitados.

Por Miriam Díez i Bosch