Comparta este artículo

Beata Francisca de la Encarnación

«Había sido la humilde tornera del convento cuando fue condenada a muerte por el único delito de ser religiosa, durante la guerra civil española. Perdió la vida defendiendo su virginidad en medio de un bárbaro asalto» Por desgracia, la historia continúa ensangrentando sus páginas al cercenar brutalmente la vida de personas inocentes, cuyo único «delito» es profesar la fe, legítima opción canonizada en 1948 …