Beatificación, en Roma, de 498 mártires de la persecución religiosa española

Anunciada para el próximo otoño

| 2097 hits

MADRID, viernes, 27 abril 2007 (ZENIT.org).- El próximo otoño serán beatificados en Roma 498 fieles de los muchos miles que dieron su vida por amor a Jesucristo en España durante la persecución religiosa de los años treinta –período histórico de la guerra civil- del siglo XX.



El anuncio se expresa en un Mensaje que, con el título «Vosotros sois la luz del mundo (Mt 5, 14)», ha aprobado el episcopado español y ha publicado este viernes al término de la celebración, en Madrid, de su LXXXIX Asamblea Plenaria.

Como explican los prelados españoles en el documento, la próxima beatificación «contribuirá a que no se olvide el gran signo de esperanza que constituye el testimonio de los mártires».

«De los del siglo XX en España, 479 han sido beatificados en once ceremonias a partir de 1987, y 11 de ellos son ya santos», recuerdan.

Estos 498 mártires dieron su vida, en diversos lugares de España, en 1934, 1936 y 1937.

Son los obispos de Cuenca y de Ciudad Real, varios sacerdotes seculares, numerosos religiosos y religiosas, seminaristas y laicos, jóvenes, casados, hombres y mujeres.

Casi medio millar reunidos en una única celebración, y, como en las anteriores ocasiones, «cada caso ha sido estudiado por sí mismo con todo cuidado a lo largo de años», aclaran los obispos españoles.

Consideran que esta próxima beatificación representa «una hora de gracia para la Iglesia que peregrina en España y para toda la sociedad», como «nuevo estímulo para la renovación de la vida cristiana» especialmente «en estos momentos en los que, al tiempo que se difunde la mentalidad laicista, la reconciliación parece amenazada en nuestra sociedad».

Y es que «los mártires, que murieron perdonando, son el mejor aliento para que todos fomentemos el espíritu de reconciliación», subrayan los miembros de la Conferencia Episcopal Española.

«Los mártires están por encima de las trágicas circunstancias que los han llevado a la muerte -recalcan-. Con su beatificación se trata, ante todo, de glorificar a Dios por la fe que vence al mundo».

Todos tienen en común que «fueron hombres y mujeres de fe y oración, particularmente centrados en la Eucaristía y en la devoción a la Santísima Virgen»; «eran apóstoles y fueron valientes cuando tuvieron que confesar su condición de creyentes; disponibles para confortar y sostener a sus compañeros de prisión; rechazaron las propuestas que significaban minusvalorar o renunciar a su identidad cristiana».

Igualmente, los próximos beatos «fueron fuertes cuando eran maltratados y torturados –recuerda el episcopado español-; perdonaron a sus verdugos y rezaron por ellos; a la hora del sacrificio, mostraron serenidad y profunda paz, alabaron a Dios y proclamaron a Cristo como el único Señor».

[Las biografías y fotografías de los próximos beatos, así como su relación con las diócesis actuales, se pueden consultar en el libro titulado «Quiénes son y de dónde vienen. 498 mártires del siglo XX en España» (Edice, Madrid 2007)].

[El Mensaje «Vosotros sois la luz del mundo (Mt 5, 14)» se ha publicado íntegramente en la sección «Documentos» de Zenit.org].