Beato Escrivá de Balaguer, una canonización «ecuménica»

Ya no es sólo del Opus Dei, puntualiza el postulador, Flavio Capucci

| 647 hits

CIUDAD DEL VATICANO, 3 octubre 2002 (ZENIT.org).- Luteranos, anglicanos y ortodoxos de Alemania, China, Finlandia, Nigeria, Rusia, Suecia, y otros países participarán el domingo en la canonización del beato Josemaría Escrivá de Balaguer, dando un toque ecuménico al evento.



Entre los 2.000 jóvenes voluntarios --que acogerán a los peregrinos-- hay judíos y palestinos de Jerusalén, así como chavales de otras confesiones cristianas que cooperan con el Opus Dei, explicaron los organizadores este jueves en una rueda de prensa.

De hecho, desde 1950 y a petición del propio Escrivá y con la aprobación del Papa, los no católicos pueden ser admitidos como cooperadores de la Obra --nombre con el cual se conoce popularmente a la prelatura personal del Opus Dei--.

Desde ahora, el nuevo santo español, Josemaría Escrivá de Balaguer, ya no es patrimonio del Opus Dei sino de toda la Iglesia, afirmó en el encuentro con la prensa el postulador de la causa de canonización, monseñor Flavio Capucci.

«Esta no es una fiesta del Opus Dei», repitió en más de una ocasión.

«Al proclamar su santidad de vida, se convierte en un modelo para todos los católicos», añadió, explicando con una sonrisa que obviamente no se puede obligar a nadie a tener una simpatía especial por el nuevo santo.

La ceremonia de canonización contará con prelados provenientes de zonas en las qué el Opus Dei no está implantado, como Angola, Togo, Santo Tomé o Moscú.

El coste de todo el proceso, incluido el de la beatificación, asciende aproximadamente a unos 480.000 euros. Lo más caro, reconoció monseñor Capucci, «es el día de la ceremonia». Sin embargo, muchas empresas han colaborado ofreciendo material, flores, comida o soporte material para la ocasión

La ciudad de Roma hace una aportación significativa con medidas de seguridad y de transporte valorada en 300.000 euros. En definitiva, concluyó el postulador, «esta es una causa económicamente abordable».

La aportación de los peregrinos que participarán a la canonización, de unos 5 euros (algo menos de 5 dólares) servirá para crear un fondo para financiar iniciativas de desarrollo, especialmente en el campo educativo, en África, que lleva por nombre «Proyecto Harambee 2002» (Cf. Zenit, 26 de septiembre de 2002).