Beirut: nace una oficina para coordinar la ayuda humanitaria en la región

Evitará repeticiones de ayudas y la hará más constante. Hay 32 organizaciones católicas empeñadas

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) Redacción | 597 hits

Son 72 los millones de dólares asignados por las organizaciones humanitarias católicas en favor de los damnificados debido a la crisis en Siria y en las regiones limítrofes; 55 entes operantes en el campo; 20 ciudades sirias socorridas gracias a las ayudas enviadas y 32 instituciones católicas implicadas hasta ahora. Las ayudas son dispensadas también a los refugiados presentes en Líbano, Jordania, Turquía, Iraq, Chipre y Egipto. Estos son los datos recogidos en fecha de 9 de octubre gracias al informe de las ayudas distribuidas en Siria, realizado después de la reunión de coordinación de los organismos caritativos católicos presentes en dicho país y emitida por el Consejo Pontificio Cor Unum el pasado 5 de junio.

Hoy, en cambio el dicasterio ha comunicado "el nacimiento de una oficina de coordinación de las informaciones sobre las ayudas humanitarias ofrecidas por Iglesia católica, con el objetivo de evitar la dispersión de los esfuerzos cumplidos y la falta de un enfoque homogéneo". La actividad de gestión ha sido confiada a Cáritas Medio Oriente - África del Norte, con sede en Beirut.

Por otro lado, informan en el comunicado, que la Iglesia católicay las Iglesias locales presentes sobre el territorio están comprometidas desde el inicio de la crisis en 2011, en una obra constante de entrega de ayuda humanitaria a la población afectada por el drama de la guerra interna en Siria. Y que el papa Francisco ha seguido con cercanía particular y atención el desarrollo de la crisis y la obra de asistencia realizada por las agencias caritativas, que fueron recibidas en audiencia durante el meeting organizado por el Consejo Pontificio Cor Unum.

"Ayudar la población siria, más allá de las pertenencias étnicas o religiosas -dijo en aquella ocasión el papa- es la forma más directa para ofrecer una contribución a la pacificación y a la edificación de una sociedad abierta a todos los distintos componentes".

Hasta ahora, la dificultad para obtener información relativa a las necesidades de la población afectada y también del desarrollo de las situaciones políticas y sociales, ha llevado a que las ayudas enviadas hayan sido en cierta forma esporádicas y a una multiplicidad que a veces produce repeticiones, en el apoyo a las instituciones presentes sobre el campo.

Por esto, el encuentro de junio ha sido una ocasión para reunir a las agencias activas en el contexto de la crisis y para decidir el nacimiento de una oficina de coordinación de las informaciones sobre las ayudas humanitarias destinadas de la Iglesia católica, con el objetivo de evitar la dispersión de los esfuerzos cumplidos y la falta de un enfoque homogéneo. La actividad de gestión ha sido confiada a Cáritas Medio Oriente- África del Norte, con sede en Beirut. Ésta tendrá la tarea de comprensión y control la entidad de las ayudas recogidas y de compartir las informaciones necesarias entre todas las instituciones implicadas, incluidas las no presentes en la reunión de Cor Unum.

Este instrumento permitirá proporcionar a la Iglesia un cuadro completo de referencia relativa a la situación de la actividad humanitaria desarrollada y un análisis más puntual de las necesidades sobre el campo; facilitará a Cáritas Siria las informaciones necesarias sobre las obras caritativas a favor de la población local; evidenciará la posición de relievo de la Iglesia católica entre los actores en el sector humanitario en Siria; compartirá las informaciones dentro de la red de organizaciones católicas implicadas, dentro y fuera del territorio sirio.

(RED/RL)