Bendecida una iglesia en una gran área comercial italiana

El arzobispo de Catanzaro busca superar los límites de una pastoral ordinaria

| 1599 hits

CATANZARO, martes 14 de septiembre de 2010 (ZENIT.org).- En las inmediaciones del área del gran centro comercial Le Fontane, en la ciudad italiana de Catanzaro, se acaba de construir una iglesia que facilitará a los vecinos, pero también a los clientes y trabajadores, celebrar misa y acercarse a rezar a la casa de Dios.

El arzobispo de la diócesis italiana de Catanzaro-Squillace, monseñor Antonio Ciliberti, presidió este sábado la solemne dedicación de este nuevo complejo parroquial San Maximiliano María Kolbe, situado en el barrio de Barone, informó Radio Vaticano.

“Las personas para quienes se ha convertido en una costumbre -y por desgracia son cada vez más en el ámbito de nuestra pseudo-civilización consumista- pasar en estos centros comerciales la tarde del domingo, encuentran ahora la oportuna posibilidad de poder disfrutar de la riqueza de valores espirituales”, destacó monseñor Ciliberti.

Cada día, unas diez mil personas visitan esta gran área comercial de 20 hectáreas. Sin embargo, el prelado señaló que los servicios pastorales beneficiarán sobre todo a los aproximadamente 1.800 vecinos de la zona, hasta ahora desprovista de iglesia.

Para monseñor Ciliberti, “nuestra tarea es superar los límites de una pastoral ordinaria de apoyo que se limite a conservar la existencia -aunque sigue siendo válida e indispensable-, pero se orienta a realizar una pastoral de innovación radical”.

La propuesta de construir una iglesia surgió de la sociedad propietaria del centro comercial Le Fontane y fue acogida favorablemente por el arzobispo y por el párroco, Giovani Scarpino.

El templo tiene capacidad para unas doscientas personas y acogerá dos misas los domingos y una misa los días laborables.