Benedicto XVI a Radio María: ''Cada hombre lleva consigo un misterioso anhelo de Dios''

Cardenal Bertone: Cuánto bien sembrado; Arzobispo Depo: Tenemos derecho a anunciar la verdad del Evangelio

| 1990 hits

CIUDAD DEL VATICANO, miércoles 7 noviembre 2012 (ZENIT.org).- Cinco mil peregrinos polacos se han desplazado a Roma para celebrar el Año de la Fe como la Familia de Radio María, trabajadores, benefactores, amigos, obispos. La emisora es un fenómeno en el país europeo en sus veinte años de existencia. Benedicto XVI les dedicó unas palabras en polaco esta mañana en la audiencia general.

Los cinco mil peregrinos polacos de Radio María participaron en una misa ante la tumba de san Pedro, celebrada por el cardenal secretario de Estado Tarcisio Bertone; el cardenal Zenon Grocholewski, prefecto de la Congregación para la Educación Católica y catorce obispos polacos, entre ellos el arzobispo de Częstochowa Wacław Depo, presidente de la Comisión de Comunicaciones Sociales del Episcopado polaco. Radio María cuenta también con la única televisión católica del país, TV TRWAM.

"Saludo cordialmente a los peregrinos polacos y en especial a la Familia de Radio María con los obispos. Cada hombre lleva consigo un misterioso anhelo de Dios. El deseo de encontrarle es una levadura de la fe, un estímulo interior para buscarle. Oremos que que este Año de la Fe sea para todos notros tiempo personal de encuentro con Dios. ¡Alabado sea Jesucristo!", dijo hoy Benedicto XVI dirigiéndose a los peregrinos polacos en su lengua y nombrando especialmente a la emisora.

Al inicio de la eucaristía, el cardenal Tarcisio Bertone pronunció unas palabras de saludo a los peregrinos.

Veinte años de buena noticia

"Al comienzo de esta solemne celebración --dijo--, quiero saludar cordialmente a todos vosotros aquí presentes, en particular a los obispos, los superiores de los padres redentoristas y los promotores de la Familia de Radio María".

"Habéis venido muchos, desde Polonia y otros países, respondiendo a la llamada del papa Benedicto XVI a realizar, durante el Año de la Fe, peregrinajes especiales a Roma y Tierra Santa. Estos peregrinajes son una expresión privilegiada de la fe personal y comunitaria, un testimonio del amor de Dios y de la caridad hacia el prójimo, un signo de la esperanza que el camino de la vida encuentra su meta dejándose guiar por las manos misericordiosas del Padre celeste. Por eso habéis llegado a la tumba del Apóstol Pedro, recordando a tantos Santos de cada época, y --entre ellos- el gran pontífice el beato Juan Pablo II, para aprender de ellos la fe. La fe, en efecto, además de ser conocimiento de la verdad, es también y sobre todo encuentro personal y vivo con Jesucristo Camino, Verdad y Vida", añadió.

"En particular --subrayó--, vosotros, queridos hermanos, queréis hoy dar gracias al Señor por veinte años de actividad de Radio María en Polonia y pedir su bendición para el futuro de esta emisora, junto con la TV TRWAM. El Señor sabe cuánto bien se ha sembrado en los corazones de los oyentes mediante la oración común, la proclamación del Evangelio, la catequesis, la información sobre la vida de la Iglesia y la transmisión en directo de las celebraciones y los viajes pontificios. ¡Me uno de corazón a vuestra acción de gracias!".

El cardenal Bertone hizo hincapié que "en el mundo contemporáneo, la radio y la televisión se han convertido en medios no sólo de información, sino también, y cada vez más, de comunicación y de formación. Como tales, son instrumentos importantes de la nueva evangelización, es decir, de la proclamación de Cristo de forma adecuada a la cultura, a las exigencias y a la sensibilidad de los hombres de hoy. Para que puedan cumplir con esta misión, es necesario que todas las personas involucradas --los dirigentes, los redactores y los mismos oyentes- estén inspirados por el Espíritu Santo, fieles seguidores de Cristo, preparados para testimoniarlo con amor delante de todos, tanto a los hermanos en la fe, como con los que no comparten las mismas convicciones".

"Por lo tanto, durante esta Santa Misa --concluyó--, pido al Señor, que por intercesión de la Santísima Virgen María y del Apóstol Pedro, que renueve sus bendiciones de forma abundante para la Familia de Radio María, para que la Radio y la Televisión que esta familia sostiene sean cada vez más, medios eficaces para la evangelización, por el bien de la humanidad, de vuestra patria y de la Iglesia universal.

Derecho a anunciar la verdad

Por su parte, en la homilía, monseñor Wacław Depo, arzobispo de Częstochowa y presidente de la Comisión Episcopal para los medios de comunicacióncomenzó recordando que esta eucaristía corona el Peregrinaje de la Familia de Radio María a las tumbas de los apóstoles y al encuentro con el santo padre Benedicto XVI. "Confirmamos la verdad sobre nosotros mismos, que desde el momento de nuestro bautismo nos hemos convertido en peregrinos en el camino de Cristo. Él es nuestra Vía hacia la vida eterna. Estamos en peregrinaje a través de la fe por la vida terrena, no sólo junto a Cristo, sino también gracias a Cristo", dijo.

Recordó que en este caminar hacia Jesús, tenemos una vía segura, María, la Madre de Dios. Tal y como definió el Concilio Vaticano II, María es "Madre en el orden de la gracia", sin el don de la Maternidad Divina de María "la humanidad no tendría una historia verdadera y justa".

Hizo referencia a un fragmento de la Carta a los Romanos en la que el apóstol Pablo explica que su fe y su esperanza en Dios, le da "la gracia de una nueva creación". Por eso nada podrá separarnos nunca de Él: "ni la tribulación, ni la angustia, ni la persecución, ni la espada; ni la muerte, ni la vida, ni el presente, ni el porvenir... En todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó"... (Rm 8,35.38.37). Así se presenta el misterio de Cristo de forma sintética y completa. Y san Pablo permanece para todas las generaciones de cristianos "no sólo como Evangelizador de la verdad de Jesús Redentor, sino también su Testigo".

A continuación señaló que en el pasaje de las Bodas de Caná, san Juan dice: "manifestó su gloria y sus discípulos creyeron el él". Lo más importante de este fragmento del Evangelio no es la transformación del agua en vino, el milagro más profundo de Caná es "la fe de los discípulos", que a partir de este signo, comienzan a reconocer "la santa presencia de Dios entre nosotros". Y en este mismo espíritu hay que entender la misión de María. Para enfatizar esta idea recordó las palabras del cardenal Ratzinger en su homilía de Fátima el 13 de octubre de 1996: "María no pretende que el Hijo realice el milagro... Presenta simplemente al Señor la dificultad en la que se encuentran sus amigos. María deja todo en manos de Jesús, se fía de Él y de Su obra. Ni siquiera su aparente rechazo la desanima. La confianza de María en Jesús y su unión con la voluntad del Hijo permanecen intactas. Precisamente de esta forma ella nos enseña también a nosotros, que en nuestro dirigirnos a Dios, deberíamos siempre acoger la prueba y andar hacia adelante, a pesar del rechazo. 'Mis pensamientos no son vuestros pensamientos'”. Monseñor Waclaw destacó la actualidad de estas palabras del papa y el mensaje de María para la tierra polaca y para este peregrinaje de la Familia de Radio María.

Hablando de la situación polaca afirmó que "es natural y comprensible que, como cristianos y como polacos, ciudadanos de la patria terrena, debemos tener derecho de plasmar la vida social y política a la luz de nuestra fe y de nuestras convicciones cristianas. Debemos tener derecho a anunciar la verdad del Evangelio, también a través de los medios de comunicación", y añadió que "la tendencia a recluir la fe a la esfera de lo privado es contraria a la naturaleza misma de la fe y es discriminatoria".

A continuación, se dirigió al cardenal Tarcisio Bertone. En espíritu de gratitud, citó las palabras que el santo padre Benedicto XVI dirigió en polaco, en julio de este año, a la Familia de Radio María en peregrinaje a Jasna Góra: "Me uno espiritualmente a la oración por vuestra patria, por las familias y por la libertad de expresión". También recordó las palabras del papa en el 20º aniversario de Radio María, en las que se mostró agradecido a Radio María y a la Televisión TRWAM porque sus viajes apostólicos, las audiencias de los miércoles y otros eventos se pueden seguir en directo en Polonia. "Es una contribución importante a la difusión de la Misión de Pedro en vuestro país y con vuestros compatriotas", afirmó.

Para finalizar pidió que el Año de la Fe renueve "nuestra unión a Cristo con intercesión de María, Madre de la Iglesia".

Textos en italiano traducidos por Rocío Lancho García