Benedicto XVI alienta a los 49 nuevos sacerdotes legionarios de Cristo

Fueron ordenados este sábado por el cardenal Angelo Sodano

| 1533 hits

 CIUDAD DEL VATICANO, domingo, 21 diciembre 2008 (ZENIT.org).- Benedicto XVI saludó este domingo a los 49 religiosos legionarios de Cristo que acaban de ser ordenados sacerdotes en Roma.

Antes de despedirse de los miles de fieles congregados con motivo del Ángelus en la plaza de San Pedro del Vaticano, el pontífice les envió un saludo de aliento, que extendió a sus seres queridos.

Los sacerdotes fueron ordenados por el cardenal Angelo Sodano, decano del Colegio Cardenalicio, en la Basílica de San Pablo Extramuros.

"Queridos --les dijo el Papa hablando en italiano desde la ventana de su estudio--, el amor de Cristo, que movió a san Pablo en su misión, anime siempre vuestro ministerio. ¡Os bendigo de corazón, junto a vuestros seres queridos!".

Treinta y cuatro de los nuevos sacerdotes habían sido ordenados diáconos el 29 de junio de 2008, primer día del Año Paulino, convocado por el Papa Benedicto XVI para conmemorar el bimilenario del nacimiento del Apóstol de las gentes.

San Pablo es también invocado por los Legionarios de Cristo como protector especial de la congregación.

Concelebraron el cardenal Giovanni Coppa, quien fue represenantes pontifiio de Juan Pablo II en numerosas misiones, el obispo Brian Farrell, L.C., secretario del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, y monseñor Marc Alliet, obispo de Bayonne (Francia).

En la homilía el Cardenal Sodano recordó a los nuevos sacerdotes los tres oficios que se derivan del sacramento del orden: "ser maestro de la verdad, ministro de la gracia y guía del pueblo cristiano".

"Todo sacerdote, por tanto, está llamado a ser misionero donde se encuentre, y sea cual sea el trabajo que se le encomiende", dijo el purpurado y antiguo secretario de Estado de Juan Pablo II y Benedicto XVI.

Terminó citando a san José Cafasso, confesor de Don Bosco, quien decía "¡No bastará una eternidad para agradecer a Dios el habernos llamado a su servicio!".

Las edades de los nuevos sacerdotes oscilan entre los 29 y los 37 años y todos han pasado entre 10 y 14 años de preparación, de formación filosófico-teológica, y de servicio pastoral a la Iglesia. Con estas 49 ordenaciones, son 800 los sacerdotes de la congregación en el mundo.

También estuvieron presentes, entre otros, el arzobispo Luigi De Magistris, penitenciario emérito apostólico, y el padre Álvaro Corcuera, director general de los Legionarios de Cristo.

Al final de la celebración, el superior de la congregación dijo: "En esta basílica, junto a la tumba de San Pablo, hemos pedido de manera especial su intercesión para que estos 49 nuevos sacerdotes vivan hasta el final de su vida como él, sirviendo a Cristo y a su Iglesia, muy de la mano de María Santísima".

Los nuevos sacerdotes provienen de trece países: veintitrés mexicanos, seis españoles, cuatro estadounidenses, tres alemanes, tres brasileños, un argentino, dos colombianos, un canadiense, dos italianos, un chileno, un francés, un irlandés y un venezolano.

Más información en: www.legionariosdecirsto.org