Benedicto XVI: Como leprosos, necesitamos ser curados por Dios

Cristo nos ayuda a salir de las «arenas movedizas»

| 1032 hits

CIUDAD DEL VATICANO, domingo, 12 febrero 2006 (ZENIT.org).-Publicamos las palabras que dirigió Benedicto XVI este domingo a mediodía al rezar la oración mariana del Ángelus desde la ventana de su estudio junto a varios miles de peregrinos congregados en la plaza de San Pedro del Vaticano.



* * *



Queridos hermanos y hermanas:
Ayer, 11 de febrero, memoria litúrgica de la Bienaventurada Virgen de Lourdes, celebramos la Jornada Mundial del Enfermo, que este año ha tenido sus celebraciones principales en Adelaida (Australia), incluyendo un congreso internacional sobre la cuestión siempre urgente de la salud mental. La enfermedad es un rasgo típico de la condición humana, hasta el punto de que puede convertirse en su metáfora realista, como bien lo expresa san Agustín en una de sus oraciones: «Ten misericordia de mí, ¡Señor! Mira, no te escondo mis heridas. Tú eres el médico, yo soy el enfermo; tu eres misericordioso, yo miserable» («Confesiones», X, 39).

Cristo es el verdadero «médico» de la humanidad, que el Padre celestial ha enviado al mundo para curar al hombre, marcado en el cuerpo y en el espíritu por el pecado y sus consecuencias. Precisamente en estos domingos, el Evangelio de Marco nos presenta a Jesús que, al inicio de su ministerio público, se dedica completamente a la predicación y a la curación de los enfermos en los pueblos de Galilea. Los innumerables signos prodigiosos que realiza con los enfermos confirman la «buena nueva» del Reino de Dios. El Evangelio de hoy narra la curación de un leproso y expresa con gran eficacia la intensidad de la relación entre Dios y el hombre, resumida en un estupendo diálogo: «Si quieres, puedes limpiarme», dice el leproso. «Quiero; queda limpio», le responde Jesús, tocándole con la mano y liberándole de la lepra (Marcos 1, 40-42). En este pasaje vemos como concentrada toda la historia de la salvación: ese gesto de Jesús, que extiende la mano y toca el cuerpo con llagas de la persona que le invoca, manifiesta perfectamente la voluntad de Dios de curar a su criatura decaída, restituyéndole la vida «en abundancia» (Juan 10, 10), la vida eterna, plena, feliz. Cristo es «la mano» de Dios extendida a la humanidad para que pueda salir de las arenas movedizas de la enfermedad y de la muerte, volverse a levantar apoyándose en la roca firme del amor divino (Cf. Salmo 39,2-3).

Quisiera hoy confiar a María «salud de los enfermos», especialmente a quienes, en todas las partes del mundo, no sólo sufren a causa de la falta de salud, sino también por la soledad, la miseria y la marginación. Dirijo un pensamiento particular también a quienes en los hospitales o en otros centros atienden a los enfermos y se dedican a su curación. Que la Virgen Santa ayude a cada quien a encontrar consuelo en el cuerpo y en el espíritu, gracias a una adecuada asistencia sanitaria y a la caridad fraterna, que sabe convertirse en atención concreta y solidaria.

[Tras rezar el Ángelus, el Papa pronunció este saludo a los peregrinos:]

Hace dos días se inauguró en Turín la vigésima edición de los Juegos Olímpicos de Invierno. Dirijo mi cordial saludo a los organizadores, a los responsables del Comité Olímpico Internacional y a todo los atletas venidos de todas las partes del mundo. Deseo que esta bella competición deportiva se caracterice por los valores olímpicos de la lealtad, de la alegría y de la fraternidad, ofreciendo así una contribución a la paz entre los pueblos.

En este 12 de febrero se celebra el 75 aniversario de la inauguración de «Radio Vaticano» y del primer radiomensaje al mundo del Papa Pío XI, que había encargado al científico Guglielmo Marconi la construcción de la estación radiofónica del Vaticano. Con la radio y, después, la televisión, el mensaje del Evangelio y la palabra de los Papas han podido llegar más rápida y fácilmente a todos los pueblos.

[A continuación el Santo Padre saludó a los peregrinos en varios idiomas. En castellano, dijo:]

Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española, que participan en esta oración mariana. Ayer, fiesta de la Virgen de Lourdes, se celebró la Jornada Mundial del Enfermo. Os invito a dirigir vuestra mirada a Cristo, que pasó haciendo el bien y curando toda forma de dolencia, para que en los momentos de sufrimiento sintamos siempre la ayuda de su gracia y el consuelo de su amor. ¡Feliz domingo!

[Traducción del original italiano realizada por Zenit.]