Benedicto XVI convoca un inédito rosario de universitarios por África

Unirá por satélite a numerosas ciudades de ese continente con Roma

| 1960 hits

CIUDAD DEL VATICANO, domingo 4 de octubre de 2009 (ZENIT.org).- Benedicto XVI convocó este domingo un inédito Rosario que rezarán jóvenes universitarios por África, el 10 de octubre, en concomitancia con el Sínodo de obispos de ese continente que se ha inaugurado en el Vaticano.

Como el pontífice explicó este domingo tras rezar el Ángelus, este Rosario "con África y por África", unirá por satélite a estudiantes de varias ciudades africanas.

"Queridos jóvenes universitarios --exhortó el obispo de Roma a los jóvenes--, espero que seáis numerosos para confiar a María, trono de sabiduría, el camino de la Iglesia y de la sociedad en el continente africano".

Según ha explicado a ZENIT, monseñor Lorenzo Leuzzi, director de la Oficina Diocesana para la Pastoral Universitaria de Roma, unirá gracias a las nuevas tecnologías a las ciudades africanas de El Cairo (Egipto), Nairobi (Kenia), Jartum (Sudán), Antananarivo (Madagascar), Johannesburgo (Sudáfrica), Onitsha (Nigeria), Kinshasa (República Democrática del Congo), Maputo (Mozambique), Uagadugu (Burkina Faso).

Los jóvenes universitarios se congregarán junto a sus pastores y otras personas en su ciudad: no sólo podrán ver al Papa sino que en ocasiones éste también podrá verles.

El Santo Padre participará desde el Aula Pablo VI del Vaticano, a las 17.00 horas local, y será animado por la Orquesta Nacional de los Conservatorios de Música y los Coros de los Conservatorios de las Universidades Italianas.

"Será un momento importante de reflexión, pero sobre todo de comunión y de oración con los universitarios africanos", explica monseñor Leuzzi.

Según el sacerdote, este Rosario "es importante sobre todo para testimoniar que el Evangelio es capaz de orientar la cultura, algo que se encomienda de manera especial a los jóvenes universitarios" para "promover un desarrollo humano verdaderamente integral".

El Rosario, concluye, mostrará cómo "el Evangelio es verdaderamente capaz de unir las culturas, pero sobre todo de orientar la construcción del bien común". 

 



Por Mercedes de la Torre