Benedicto XVI: "Cuando las familias deban afrontar el dolor, miren a la cruz de Cristo"

Meditaciones del Vía Crucis en el Coliseo de Roma a cargo de una pareja de esposos

| 2755 hits

CIUDAD DEL VATICANO, viernes 6 abril 2012 (ZENIT.org).-  El santo padre Benedicto XVI presidió el piadoso ejercicio del Via Crucis, que tradicionalmente se realiza la noche del Viernes Santo en el Coliseo de Roma.

Este año, los textos de las meditaciones y las oraciones para cada estación fueron preparadas por los esposos Danilo y Ana María Zanzucchi, del Movimento de los Focolares e iniciadores del movimiento “Familias Nuevas”.

Las antorchas que acompañaron la cruz fueron llevadas por jóvenes de la Diócesis de Roma, mientras la Cruz fue portada por el cardenal Agostino Vallini, Vicario General de su Santidad para la diócesis de Roma, así como por dos frailes franciscanos de la Custodia de Tierra Santa y por algunas familias provenientes de Italia, Irlanda, Burkina Faso y del Perú.

Al final del Via Crucis, antes de bendecir a los fieles, el Papa pronunció las palabras siguientes.  

*********

Queridos hermanos y hermanas:

Hemos recordado en la meditación, en la oración y en el canto, el camino de Jesús en la vía de la cruz: una vía que parecía sin salida y que, sin embargo, ha cambiado la vida y la historia del hombre, ha abierto el paso hacia los «cielos nuevos y la tierra nueva» (cf.Ap. 21,1). Especialmente en este día del Viernes Santo, la Iglesia celebra con íntima devoción espiritual la memoria de la muerte en cruz del Hijo de Dios y, en su cruz, ve el árbol de la vida, fecundo de una nueva esperanza.

La experiencia del sufrimiento y de la cruz marca la humanidad, marca incluso la familia; cuántas veces el camino se hace fatigoso y difícil. Incomprensiones, divisiones, preocupaciones por el futuro de los hijos, enfermedades, dificultades de diverso tipo. En nuestro tiempo, además, la situación de muchas familias se ve agravada por la precariedad del trabajo y por otros efectos negativos de la crisis económica.

El camino del Via Crucis, que hemos recorrido esta noche espiritualmente, es una invitación para todos nosotros, y especialmente para las familias, a contemplar a Cristo crucificado para tener la fuerza de ir más allá de las dificultades. La cruz de Jesús es el signo supremo del amor de Dios para cada hombre, la respuesta sobreabundante a la necesidad que tiene toda persona de ser amada. Cuando nos encontramos en la prueba, cuando nuestras familias deben afrontar el dolor, la tribulación, miremos a la cruz de Cristo: allí encontramos el valor y la fuerza para seguir caminando; allí podemos repetir con firme esperanza las palabras de san Pablo: «¿Quién nos separará del amor de Cristo?: ¿la tribulación?, ¿la angustia?,¿la persecución?, ¿el hambre?,¿la desnudez?, ¿el peligro?,¿la espada?... Pero en todo esto vencemos de sobra gracias a aquel que nos ha amado» (Rm 8,35.37).

En la aflicción y la dificultad, no estamos solos; la familia no está sola: Jesús está presente con su amor, la sostiene con su gracia y le da la fuerza para seguir adelante, para afrontar los sacrificios y superar todo obstáculo. Y es a este amor de Cristo al que debemos acudir cuando las vicisitudes humanas y las dificultades amenazan con herir la unidad de nuestra vida y de la familia. El misterio de la pasión, muerte y resurrección de Cristo alienta a seguir adelante con esperanza: la estación del dolor y de la prueba, si la vivimos con Cristo, con fe en él, encierra ya la luz de la resurrección, la vida nueva del mundo resucitado, la pascua de cada hombre que cree en su Palabra.

En aquel hombre crucificado, que es el Hijo de Dios, incluso la muerte misma adquiere un nuevo significado y orientación, es rescatada y vencida, es el paso hacia la nueva vida: «si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda infecundo; pero si muere, da mucho fruto» (Jn. 12,24).

Encomendémonos a la Madre de Cristo. A ella, que ha acompañado a su Hijo por la vía dolorosa. Que ella, que estaba junto a la cruz en la hora de su muerte, que ha alentado a la Iglesia desde su nacimiento para que viva la presencia del Señor, dirija nuestros corazones, los corazones de todas las familias a través del inmenso mysterium passionis hacia el mysterium paschale, hacia aquella luz que prorrumpe de la Resurrección de Cristo y muestra el triunfo definitivo del amor, de la alegría, de la vida, sobre el mal, el sufrimiento, la muerte. Amén.

© Librería Editorial Vaticana