Benedicto XVI destaca la importancia de la dirección espiritual

Para “ todo cristiano que quiera vivir con responsabilidad el propio Bautismo”

| 4532 hits

CIUDAD DEL VATICANO, jueves 19 de marzo de 2011 (ZENIT.org).- El Papa Benedicto XVI quiso destacar la importancia que reviste para los fieles el hecho de recibir una dirección espiritual, al recibir este jueves por la mañana, en audiencia a la comunidad de la Facultad Pontificia Teológica del “Teresianum” de Roma, en el 75º aniversario de su fundación.

Desde siempre, indicó, la Iglesia recomienda la práctica de la dirección espiritual, “no sólo a los que deseen seguir al Señor de cerca, sino para todo cristiano que quiera vivir con responsabilidad el propio Bautismo, es decir la vida nueva en Cristo”.

“Todos, de hecho, y en modo particular los que han acogido la llamada divina para seguirlo más de cerca, necesita estar acompañado de una guía segura en la doctrina y experta en las cosas de Dios”, que “puede ayudar a defenderse de subjetivismos fáciles, poniendo a disposición sus conocimientos y experiencias en el seguimiento a Jesús”.

“Se trata de instaurar la misma relación personal que el Señor tenía con sus discípulos, el especial lazo con el que Él les condujo, tras de sí, para abrazar la voluntad del Padre, para abrazar, esto es, la cruz”, comentó el Pontífice.

“También vosotros, queridos amigos, en la medida en la que seáis llamados a este deber insustituible, haced un tesoro de todo lo que habéis aprendido durante estos años de estudio, para acompañar a todos los que la providencia os confíe, ayudándoles en el discernimiento de los espíritus y en la capacidad de secundar los impulsos del Espíritu Santo, con el objetivo de conducirlos a la plenitud de la gracia hasta alcanzar la medida de la plenitud de Cristo”, dijo a sus invitados.

Teresianum

El Papa recordó la erección, el 16 de julio de 1935, memoria litúrgica de la Beata Virgen del Monte Carmelo, a Facultad Teológica del entonces Colegio Internacional de la Orden de los Carmelitas Descalzos en la Urbe.

“ Desde el principio está se orientó a la profundización de la teología espiritual en el cuadro de la cuestión antropológica”, indicó que en el transcurso de los años, se constituyó después el Instituto de Esporitualidad, que junto a la Facultad Teológica compone el grupo académico que está bajo el nombre de Teresianum.

“Formar parte de tal comunidad académica constituye una peculiar experiencia eclesial, fortalecida por la riqueza de una gran familia espiritual como es la Orden de los Carmelitas Descalzos”, afirmó.

En este sentido, aludió al “amplio movimiento de renovación originado en la Iglesia por el testimonio de Santos como Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz”, que “suscitó este resurgir de los ideales y fervores de la vida contemplativa que en el siglo XVI inflamó, por decirlo así, Europa y el mundo entero”.

En la estela de este carisma, se coloca también el trabajo de profundización teológica y antropológica” y el trabajo de penetrar el misterio de Cristo, con la inteligencia del corazón que está junto a un conocer y un amar”, por parte de los estudiantes, observó.

“Esto exige que Jesús esté al centro de todo, de vuestros afectos y pensamientos, de vuestro tiempo de oración, de estudio y de acción, de todo vuestro vivir. Él es la Palabra, el 'libro viviente', como lo fue para Santa Teresa de Ávila”.

“El amor del Redentor -concluyó- merece toda la atención del corazón y de la mente, y puede activar en nosotros el admirable círculo en el que el amor y el conocimiento se alimentan recíprocamente”.