Benedicto XVI: el papa Juan Pablo II, un gran don para la Iglesia

Meditación en la conclusión del mes de mayo

| 2275 hits

CIUDAD DEL VATICANO, miércoles 1 de junio de 2011 (ZENIT.org).- El Papa Benedicto XVI afirmó ayer que la vida de Juan Pablo II ha supuesto “un gran don de gracia para toda la Iglesia”, durante la tradicional meditación con la que cada 31 de mayo concluye el mes dedicado a María.

En una celebración vespertina con los miembros de la Curia Romana en los Jardines Vaticanos, el Papa afirmó a los presentes que la beatificación del papa polaco a principios de este mes de mayo “ha sido y continúa siendo para todos nosotros, motivo de gran alegría y agradecimiento”.

“¡Qué gran don de gracia ha sido, para toda la Iglesia, la vida de este gran Papa!”, exclamó Benedicto XVI.

“Su testimonio continúa iluminando nuestras existencias y nos empuja a ser verdaderos discípulos del Señor, a seguirlo con la valentía de la fe, a amarlo con el mismo entusiasmo con el que le dio a Él su propia vida”, añadió.

A continuación, y recogiendo unas palabras de Juan Pablo II en la encíclica Redemptoris Mater, el Papa subrayó la “valentía de la fe” de la Virgen María, que “se ha abandonado a Dios sin reservas y 'se ha consagrado totalmente a sí misma, como esclava del Señor, en la persona y en la obra de su Hijo'”.

María “ha creído de verdad que nada es imposible para Dios”, explicó el Papa, “y,firme en esta confianza, se ha dejado guiar por el Espíritu Santo en la obediencia cotidiana a sus planes. ¿Cómo no desear, para nuestra vida, el mismo abandono confiado?”

“Ella que, acogiendo en sí la Palabra de Dios, se abandonó a Él sin reservas, nos conduzca a una respuesta más generosa e incondicional a sus proyectos, también cuando en ellos se nos llama a abrazar la cruz”, concluyó.