Benedicto XVI: "El Salvador nos asegura su presencia real entre nosotros"

Palabras del papa al introducir el rezo del 'Regina Coeli'

| 1825 hits

CIUDAD DEL VATICANO, domingo 22 abril 2012 (ZENIT.org).- A las 12 del mediodía de hoy, el Santo Padre Benedicto XVI se asomó a la ventana de su estudio en el Palacio Apostólico Vaticano para rezar el Regina Caeli con los fieles y peregrinos congregados en la plaza de San Pedro, y les dirigió unas palabras.

En sus palabras, el papa comentó el evangelio de la liturgia del día y citó a Romano Guardini, que escribe: "El Señor ha cambiado. No vive ya como antes. Su existencia ... no es comprensible. Sin embargo, es corpórea, incluye... todo lo que vivió; el destino atravesado, su pasión y su muerte. Todo es real. Aunque sea cambiada, pero siempre una tangible realidad".

"Dado que la resurrección no borra los signos de la crucifixión, Jesús muestra sus manos y sus pies a los apóstoles", añadió el papa.

"Gracias a estos signos muy reales --afirmó--, los discípulos superaron la duda inicial y se abrieron al don de la fe; y es esta fe lo que les permite entender las cosas escritas sobre Cristo en la Ley de Moisés, en los Profetas y en los Salmos".

"El Salvador nos asegura su presencia real entre nosotros a través de la Palabra y la Eucaristía", explicó.

Y recordó que, en el tiempo pascual, generalmente la Iglesia suele administrar la primera comunión a los niños, por lo que instó "a los párrocos, a los padres y catequistas, a preparar bien esta fiesta de la fe, con gran fervor, pero también con sobriedad".

Se pueden leer las palabras completas del papa en: http://www.zenit.org/article-42016?l=spanish.

Después del rezo del Regina Coeli, el papa saludó a los distintos grupos según sus idiomas. A los peregrinos de lengua italiana les dijo: "Me complace recordar que ayer, en México, fue proclamada beata María Inés Teresa del Santísimo Sacramento, fundadora de las misioneras clarisas del Santísimo Sacramento. Demos gracias a Dios por esta hija ejemplar de la tierra mexicana, que recientemente he tenido el placer de visitar y que llevo siempre en mi corazón".

A los peregrinos de habla hispana, les dijo: "Saludo con afecto a los peregrinos de lengua española, en particular al grupo de la parroquia de San José Obrero, de Móstoles. En este tiempo de Pascua, en el que la liturgia nos habla del encuentro del Resucitado con sus discípulos, aliento a todos a renovar el propio Bautismo y a vivirlo como una existencia nueva con Cristo a nuestro lado, que viene a nosotros personalmente, y al que podemos reconocer especialmente en los Sacramentos, para que fortalezca nuestra fe e incremente nuestra esperanza. Feliz domingo".