Benedicto XVI en Friburgo: en Dios nuestro futuro está asegurado

Saludó a la ciudadanía congregada ante la catedral gótica dedicada a María

| 1238 hits

FRIBURGO, sábado 24 de septiembre de 2011 (ZENIT.org).- En Dios encontramos el sentido de la vida y una garantía para el futuro. Con estas palabras dio inicio el Papa Benedicto XVI a su última etapa del viaje apostólico a Alemania, durante su visita a la catedral gótica de Friburgo, dedicada a “María Nuestra Señora”.

La ceremonia tuvo lugar en Münsterplatz, en la plaza situada junto al transepto derecho se la catedral, edificio cuya terminación costó unos 350 años, desde el 1200 hasta la mitad del siglo XVI, y cuyo campanario tiene 116 metros de alto.

Este fue el primer lugar que visitó el Papa en Friburgo, procedente de Erfurt, donde había presidido una Misa en la plaza de la catedral de esa ciudad.

En su discurso de bienvenida, monseñor Robert Zollitsch, arzobispo de Friburgo, ciudad universitaria con cerca de 200.000 habitantes, afirmó: “Después de 1.600 años de cristianismo en la región del Rhin superior, por primera vez un Pontífice visita Friburgo. Le damos las gracias y estamos contentos de que esté aquí”.

En un breve saludo, el Papa se dirigió a la multitud de Münsterplatz, bromeando: “el obispo había insistido tanto que no he podido decir que no”.

Sucesivamente, recordando el lema de la visita pastoral “Donde hay Dios, allí hay futuro”, añadió: “como Sucesor del Apóstol Pedro, al que el Señor encomendó el encargo de confirmar a los hermanos, vengo gustoso a estar con vosotros para rezar juntos, para proclamar la Palabra de Dios y celebrar la Eucaristía”.

“Os pido que recéis para que estos días sean fructíferos, de modo que Dios confirme nuestra fe, fortalezca nuestra esperanza y acreciente nuestro amor. “

.Que en estos días, lleguemos a ser nuevamente conscientes del amor que Dios nos tiene y de su bondad, de forma que, con fe plena, nos pongamos a nosotros mismos en sus manos, así como todo lo que motiva nuestro corazón y es importante para nosotros.”.

“En Él, nuestro futuro está asegurado. Él da sentido a nuestra vida y puede llevarla a plenitud. El Señor os acompañe en la paz y os haga mensajeros de la alegría”.