Benedicto XVI envía pésame por tragedia en cárcel venezolana

Revuelta deja 58 muertos y más de cien heridos. El papa pide superar problemas para evitar repetición del drama

Roma, (Zenit.org) H. Sergio Mora | 1185 hits

Benedicto XVI ha enviado un telegrama expresando su profundo dolorante los trágicos incidentes ocurridos el vienes pasado en la cárcel venezolana de Uribana, Estado de Lara, que dejó un saldo de 58 muertos y un centenar de heridos, mayoritariamente presos.

Lo indicó hoy la Radio Vaticano precisando que el telegrama del papa fue enviado por cardenal secretario de estado, Tarcisio Bertone al arzobispo colombiano de Barquisimeto, Antonio José López Castillo. 

El Papa -indica la Radio Vaticano- invita al las autoridades del país a empeñarse para que estos hechos dramáticos no se repitan nunca más. Y alienta a las instituciones  a “seguir trabajando con espíritu de colaboración y buena voluntad para superar los problemas y así evitar en el futuro la repetición de acontecimientos tan dramáticos”. 

Benedicto XVI ha asegurado su oración para los difuntos y “la más profunda cercanía espiritual y solidaridad” a las familias de las víctimas mortales y heridos.  Y “a la vez que invoca la amorosa protección de la Virgen María, imparte con afecto su confortadora Bendición Apostólica, como signo de consuelo y esperanza en estos momentos de tristeza”.

Por su parte la Comisión nacional para la pastoral de las cárceles de la Conferencia Episcopal Venezolana, (CEV), en un comunicado titulado “Es un momento de duelo nacional”  publicado el 29 de enero y enviado a la Agencia Fides, expresa su dolor por los trágicos eventos ocurridos en Uribana y pide “investigaciones eficaces, independientes e imparciales que permitan procesar y sancionar a los responsables”.

Y denuncia políticas penitenciarias ineficaces, hacinamiento, falta de alimentos adecuados, violencia descontrolada, retardos procesales y las vejaciones que sufren sus familiares.

“Exigimos al Gobierno -prosigue- el cumplimiento del artículo 272 de nuestra Carta Magna, que se comprometa de manera más decidida a solucionar la grave crisis penitenciaria existente" y pide también que se restablezca el permiso, ahora suspendido, a los agentes pastorales de la iglesia, de entrar en los centros de reclusión. El documento concluye invitando a la comunidad cristiana a trabajar pastoralmente en favor del respeto de la dignidad humana de todos.

Según el Observatorio venezolano de las cárceles, en el país se encuentran 45 mil detenidos en estructuras que al máximo podrían hospedar 15 mil. En particular en el penitenciario de la revuelta, con capacidad para 850 personas, y donde ahora hay 2.500 detenidos.

El ejecutivo ha abierto una investigación, y según la comisión de la ONU para los derechos huanos la responsabilidad sería de las autoridades del penitenciario. 

El Gobierno venezolano ayer prorrogó por otros tres meses el estado de emergencia de las cárceles mientas se espera la construcción de nuevas cárceles.