Benedicto XVI impulsa con fuerza la cooperación entre judíos, cristianos y musulmanes

Al recibir a una delegación de la Anti-Defamation League

| 1105 hits

CIUDAD DEL VATICANO, jueves, 12 octubre 2006 (ZENIT.org).- Benedicto XVI relanzó con decisión este jueves el diálogo entre judíos, cristianos y musulmanes.



El pontífice aprovechó la visita de una delegación de la Anti-Defamation League (Liga Anti Difamación) para recalcar que "en el mundo actual, los líderes religiosos, políticos, académicos y económicos deben afrontar el reto de mejorar el diálogo entre los pueblos y las culturas".

Por este motivo, según el Santo Padre, "es necesario profundizar en el entendimiento mutuo y en el compromiso común de edificar una sociedad donde imperen cada vez más la justicia y la paz".

"Debemos conocernos mejor y, en virtud de ese mutuo descubrimiento, establecer relaciones que no se caractericen solamente por la tolerancia, sino por el respeto auténtico".

"Judíos, cristianos y musulmanes comparten muchas convicciones comunes, y hay numerosos ámbitos humanitarios y sociales donde podemos y debemos colaborar", subrayó.

Citando la Declaración del Concilio Vaticano II "Nostra Aetate", recordó que "las raíces judías del cristianismo nos obligan a superar los conflictos del pasado y a crear nuevos lazos de amistad y colaboración. Afirma en particular que la Iglesia deplora los odios, persecuciones y manifestaciones de antisemitismo de que han sido objeto los judíos de cualquier tiempo y por parte de cualquier persona".

Para Benedicto XVI en las cuatro décadas que han seguido a la publicación de aquella declaración conciliar que lanzó el diálogo enter católicos, judíos y musulmanes, "se han registrado muchos avances positivos y han visto también algunos primeros pasos, quizás todavía demasiado tímidos, hacia una conversación sobre religiosos temas".

"En este nivel de intercambio y diálogo franco, encontraremos las bases y la motivación para una relación sólida y fructífera".

El Santo Padre concluyó concluyó deseando que se elimine "de nuestro mundo cualquier uso errado de la religión como pretexto para el odio o la violencia!".