Benedicto XVI: Los atentados en Bombay (la India), «actos insensatos contra la humanidad»

Al menos doscientos fallecidos

| 923 hits

CIUDAD DEL VATICANO/BOMBAY, miércoles, 12 julio 2006 (ZENIT.org).- De «actos insensatos contra la humanidad» ha calificado Benedicto XVI los atentados que el martes sacudieron Bombay, centro financiero de la India, acabando con la vida de dos centenares de personas.



A través del cardenal Angelo Sodano –secretario de Estado del Vaticano--, el Santo Padre ha enviado un telegrama –difundido este miércoles por la Sala de Prensa de la Santa Sede-- a las autoridades civiles y eclesiásticas competentes en el que se reconoce «profundamente entristecido por las noticias de los ataques terroristas en Bombay».

Igualmente «asegura a todos los afectados su cercanía espiritual en la oración».

«El Santo Padre deplora estos actos insensatos contra la humanidad y encomienda a los numerosos fallecidos al amor misericordioso del Todopoderoso, mientras invoca sobre las familias en luto y sobre los muchos heridos los dones divinos de la fortaleza y el consuelo», firma el cardenal Sodano.

El número de fallecidos podría superar en este momento los doscientos; los heridos son más de 700.

Entre las 18.00 y las 18.30 horas, en principio siete explosiones consecutivas en varias estaciones --Mira-Bhayander, Borivli y Jogeshwari (en Bombay norte), Santacruz y Khar (Bombay noroeste) y Mahim y Matunga (Bombay central), en vagones de trenes de la red de líneas ferroviarias occidentales de la ciudad, en un momento de máxima afluencia de viajeros, ensangrentaron la ciudad de 17 millones de habitantes.

Profundamente entristecida, la Conferencia de los Obispos Católicos de la India ha «condenado firmemente» estos actos de violencia --que también califica de «insensatos»-- «que intentan viciar la armonía social en el país», recoge una nota difundida este miércoles en su web.

«Es extremadamente angustioso ver que gente inocente, trasladándose por su trabajo diario, es objetivo terrorista», reconocen los prelados católicos indios.

«En cualquier caso, esta experiencia de terror» «no doblegará nuestro espíritu, sino que la afrontaremos incluso con una voluntad más fuerte y prosiguiendo con nuestra vida normal», proponen.

Hacen igualmente un llamamiento «a todos los sectores de la sociedad» a «mantener la paz».

Los atentados de Bombay coincidieron con el estallido, en Cachemira, de algunas granadas que mataron a ocho personas en la ciudad de Srinagar, dejando también heridos. Se investiga si tiene vínculo con la matanza de los trenes.

La última edición del diario de la Santa Sede «L’Osservatore Romano» --distribuida en la tarde de este miércoles— recoge que hasta el momento no hay reivindicación del atentado, pero fuentes de la inteligencia india apuntan al grupo terrorista Lashkar-i-Taiba [grupo integrista islámico que lucha por la autonomía de Cachemira respecto a la India y Pakistán] tras las explosiones de Bombay.

La ciudad india –que se ha visto sacudida por más atentados en los últimos años-- ha retomado la actividad enseguida: no ha habido huelgas ni manifestaciones; este mismo miércoles escuelas, oficinas y tiendas han abierto, y la línea ferroviaria ha sido restablecida.