Benedicto XVI presenta el modelo bautismal de sociedad: la fraternidad

Nos reconocemos hermanos cuando reconocemos a un único Padre, aclara

| 2333 hits

CIUDAD DEL VATICANO, domingo, 10 de enero de 2010 (ZENIT.org).- La fraternidad, como explicó Benedicto XVI este domingo, constituye un modelo de sociedad que se fundamenta en la conciencia de que todos tenemos un solo Padre.

Y esta conciencia, aclaró tras haber bautizado a 14 recién nacidos, es fruto del sacramento del Bautismo, por el que "el hombre se convierte realmente en hijo, hijo de Dios".

Al rezar a mediodía la oración mariana del Ángelus junto a los miles de peregrinos congregados en la plaza de San Pedro del Vaticano, el obispo de Roma constató que "del Bautismo se deriva también un modelo de sociedad: la de los hermanos".

Hablando desde la ventana de su estudio, el pontífice subrayó que "la fraternidad no se puede establecer a través de una ideología y mucho menos por el decreto de un poder constituido".

"Nos reconocemos hermanos a partir de la humilde y profunda conciencia del ser hijos del único Padre celestial", aseguró.

"Como cristianos, gracias al Espíritu Santo, recibido en el Bautismo, se nos ha dado el don y el compromiso de vivir como hijos de Dios y como hermanos, para ser como 'levadura' de una humanidad nueva, solidaria y llena de paz y esperanza".

A partir del Bautismo, "el fin de su existencia consiste en alcanzar de manera libre y consciente aquello que desde el inicio constituye el destino del hombre".

El sucesor de Pedro sintetizó el programa de vida que plantea el Bautismo con esta fórmula: "Conviértete en lo que eres".

"Representa el principio educativo básico de la persona humana redimida por la gracia", añadió.