Benedicto XVI probablemente cerrará el Año Jubilar de Cuba

Etapa final de la peregrinación por el país de la Virgen de la Caridad del Cobre

| 2661 hits

LA HABANA, lunes 5 diciembre 2011 (ZENIT.org).- Penúltima etapa, en La Habana, Cuba, de la peregrinación nacional de la Virgen de la Caridad del Cobre con dos eventos públicos inéditos. La patrona de Cuba sigue cosechando pasión entre los cubanos que no la veían en la calle desde hace lustros.

Trece años después de la Misa celebrada por el beato Juan Pablo II, el pasado día 3 de diciembre, se llevó a cabo un acto mariano en la Plaza de la Revolución de la capital de la isla caribeña.

Guiados por el obispo auxiliar de La Habana Juan de Dios Hernández, centenares de cubanos asistieron a un acto de veneración mariana sin precedentes, en preparación a la conclusión del paso por la capital de la imagen de patrona de Cuba, en camino hacia su santuario, en el extremo oriental de la Isla, donde se celebrará la fase final del Año Jubilar, que muy probablemente presidirá Benedicto XVI, a mediados de marzo de 2012, informa este lunes Radio Vaticano.

En este lugar histórico, asociado durante más de cincuenta años a los discursos del líder revolucionario Fidel Castro, el primer acto religioso permitido por las autoridades cubanas, fue la Misa que presidió el beato Juan Pablo II, el 25 de enero de 1998, al término de su histórica visita, que, con toda posibilidad, recordará personalmente su sucesor.

Monseñor Hernández, que presidía una larga procesión de fieles con antorchas y velas, comentando lo que estaba sucediendo, dijo: "No nos encontramos en un lugar cualquiera. Éste es un lugar significativo y éste es también el momento de rezar por todo y por todos".

La imagen de la morenita Virgen de la Caridad del Cobre llegó a la plaza alrededor de las cinco de la mañana, y junto a este icono, tan querido por el pueblo cubano, que algunos pescadores encontraron en el mar, hace cuatrocientos años, cerca de Santiago de Cuba, se unieron en plegaria para pedir su protección e intercesión por el futuro de su nación.

La figura de la Virgen estaba situada en el centro de una tarima, en cuyo fondo destacaban, como ya sucediera con las históricas imágenes de Juan Pablo II, los grandes retratos de los revolucionarios Che Guevara y Camilo Cienfuegos. A este acto mariano, que duró casi una hora, asistieron diversos funcionarios de la Oficina de Asuntos Religiosos del Partido Comunista.

La peregrinación nacional de la Virgen de la Caridad del Cobre comenzó en agosto de 2010, y antes de llegar a la provincia de La Habana, el pasado 6 de noviembre, penúltima etapa antes de su regreso al santuario, recorrió ya más de 28.000 kilómetros.

En la capital de Cuba, el paso de la patrona concluirá el 30 de diciembre con la Misa en el bulevar del puerto, el segundo lugar más importante de la ciudad, después de la Plaza de la Revolución.

El cardenal arzobispo de La Habana Jaime Ortega, tras el acto mariano, presidió en el parque adyacente al estadio nacional otra procesión en preparación a la misa del 30 de diciembre.

También en esta ocasión centenares de fieles se reunieron en oración, mientras el purpurado subrayó que el nombre de la Virgen, “Caridad”, significa "amor", por lo que “nos debe recordar la necesidad del amor entre todos los cubanos, en los hogares, en las familias, entre quienes están aquí con los que están lejos”. Porque “el amor se siembra –concluyó el purpurado– y, por tanto, se lo manifiesta en el lugar del trabajo, en el deporte y en toda actividad humana. Este es el camino de la reconciliación y de la paz".