Benedicto XVI recuerda el 10° aniversario de los ataques del 11 S

Envió un mensaje al arzobispo de Nueva York

| 1179 hits

ANCONA, domingo 11 de septiembre de 2011 (ZENIT.org).- En este domingo en que se cumple el décimo aniversario de los ataques terroristas contra las Torres Gemelas del 11 de septiembre de 2001, que provocaron más de 3.000 víctimas, el Papa Benedicto XVI pidió un rechazo contundente de la violencia.

En las palabras que pronunció al introducir la oración mariana del Ángelus tras la misa que presidió en Ancona, en conclusión del XXV Congreso Eucarístico nacional italiano, el Pontífice quiso recordar ese día de hace diez años que cambió el curso de la historia.

“Al recordar al Señor de la Vida las víctimas de los atentados que sucedieron ese día, y a sus familiares, invito a los responsables de las naciones y a los hombres de buena voluntad a rechazar siempre la violencia como solución a los problemas y a resistir a la tentación del odio y a trabajar en la sociedad, inspirándose en los principios de la solidaridad, de la justicia y de la paz”, afirmó.

Benedicto XVI envió también un mensaje a monseñor Timothy M. Dolan, arzobispo de Nueva York y presidente de la Conferencia Episcopal de este país, en el que elogió al pueblo americano “por la valentía y generosidad que mostró en las operaciones de rescate y por su tenacidad para seguir adelante con esperanza y confianza”.

“En este día, mis pensamientos se dirigen a los sombríos sucesos del 11 de septiembre de 2001, cuando se perdieron tantas vidas inocentes en la brutal agresión contra las torres gemelas del World Trade Center y los ataques sucesivos en Washington D.C. y Pensilvania”, afirma la nota.

La tragedia de aquel día, afirmó el Papa “se agravó aún más por la reivindicación de sus autores de actuar en nombre de Dios”.

“Una vez más, se debe afirmar inequívocamente que ninguna circunstancia jamás puede justificar actos de terrorismo. Cada vida humana es preciosa ante los ojos de Dios y no se debería escatimar ningún esfuerzo en el intento de promover en todo el mundo un respeto genuino por los derechos inalienables y la dignidad de los individuos y los pueblos en todo lugar”.

“Me uno a vosotros al encomendar a las miles de víctimas a la infinita misericordia de Dios Omnipotente y al pedir a nuestro Padre celestial que siga consolando a quienes lloran la pérdida de sus seres queridos.”.

El Papa concluyó deseando “que un compromiso firme por la justicia y una cultura global de solidaridad ayuden a liberar al mundo del rencor que tan a menudo desencadena actos de violencia; y creen las condiciones de mayor paz y prosperidad, ofreciendo un futuro más luminoso y seguro”.

El mensaje del Papa al arzobispo de Nueva York ha sido publicado por ZENIT: www.zenit.org/article-40326?l=spanish