Benedicto XVI saluda a una prostituta recién liberada

Anima a la Comunidad Juan XXIII a continuar con el espíritu del padre Benzi

| 3342 hits

CIUDAD DEL VATICANO, miércoles 4 de noviembre de 2009 (ZENIT.org).- Benedicto XVI saludó este miércoles a una muchacha nigeriana, recién liberada de la esclavitud de la prostitución, gracias a la obra de la Comunidad Juan XXIII.

Al final de la audiencia general, celebrada en la plaza de San Pedro, la joven se convirtió en portavoz de historias de dolor y esperanza de pobres, discapacitados, personas abandonadas o desesperadas, que dan vida a esta realidad católica esparcida ya por todo el mundo.

La joven vino al Vaticano, junto a un grupo de tres mil personas de la Comunidad Juan XXIII, para recordar los dos años del fallecimiento de su fundador, el sacerdote italiano Oreste Benzi (1925-2007).

Este sacerdote se hizo mundialmente conocido por su labor de ayuda a personas a salir de las cadenas de la prostitución y de la droga.

La Comunidad Papa Juan XXIII, creada en 1968, es una asociación internacional privada de fieles de Derecho pontificio, con más de 600 centros en 30 países, al servicio diario de unas 41 mil personas.

Benedicto XVI, en el saludo a los miembros de la comunidad, recordó el segundo aniversario del fallecimiento de don Benzi y, dirigiéndose a sus "queridos amigos", deseó que "la fecunda herencia espiritual de este benemérito sacerdote sea para vosotros estímulo para hacer que fructifique en la Iglesia y en el mundo la providencial obra que él comenzó a favor de los últimos de nuestra sociedad".

"Con gusto os acompaño con la oración", concluyó el Papa.

El padre Benzi presentó en varias ocasiones a Juan Pablo II a algunas de las chicas que su comunidad había logrado liberar de la prostitución. El 15 de mayo de 2002 participó en una audiencia ofrecida por el pontífice difunto acompañado por centenares de ellas.