Benedicto XVI sintetiza la herencia de Juan Pablo II: la Divina Misericordia

Tres días antes del tercer aniversario de su fallecimiento

| 1448 hits

CASTEL GANDOLFO, domingo, 30 marzo 2008 (ZENIT.org).-  Benedicto XVI sintetizó este domingo la herencia espiritual de Juan Pablo II, «apóstol de la Divina Misericordia», al recordarle tres días antes del tercer aniversario de su fallecimiento.

Al rezar junto a miles de peregrinos congregados en la residencia pontificia de Castel Gandolfo la oración mariana del «Regina Caeli», que en el período litúrgico de Pascua sustituye al Ángelus, el Papa evocó el «núcleo central» de su pontificado, consagrado a presentar el rostro de Jesús misericordioso.

Recordó que el Papa Karol Wojtyla falleció en la noche del 2 de abril de 2005, cuando la liturgia ya estaba celebrando el segundo domingo de Pascua, declarado por él mismo en el año 2000 como Domingo de la Divina Misericordia.

El Papa polaco había anunciado esa decisión en la canonización Faustina Kowalska (1905-1938), religiosa de su tierra, definida por el Papa Joseph Ratzinger como «mensajera de Jesús Misericordioso».

«La misericordia es en realidad el núcleo central del mensaje evangélico, es el nombre mismo de Dios, el rostro con el que Él se ha revelado en la antigua Alianza y plenamente en Jesucristo, encarnación del Amor creador y redentor», afirmó Benedicto XVI.

«Este amor de misericordia ilumina también el rostro de la Iglesia --siguió diciendo--, y se manifiesta ya sea a través de los sacramentos, en particular el de la Reconciliación, ya sea con obras de caridad, comunitarias e individuales».

«De la misericordia divina, que pacifica los corazones, surge, además, la auténtica paz en el mundo, la paz entre los pueblos, culturas y religiones», añadió.

«Al igual que sor Faustina, Juan Pablo II se convirtió a su vez en apóstol de la Divina Misericordia», consideró.

De hecho, recalcó, «su largo y multiforme pontificado encuentra aquí su núcleo central; toda su misión al servicio de la verdad sobre Dios y sobre el hombre y de la paz en el mundo se resume en este anuncio, como él mismo dijo en Cracovia-Lagiewniki en 2002, al inaugurar el gran Santuario de la Divina Misericordia: "Fuera de la misericordia de Dios no hay otra fuete de esperanza para los seres humanos"».

«Su mensaje, como el de santa Faustina, presenta el rostro de Cristo, revelación suprema de la Misericordia de Dios. Contemplar constantemente ese Rostro: esta es la herencia que nos ha dejado, que acogemos con alegría y hacemos nuestra», recordó.

El Papa imploró por último paz en el mundo «para que la Misericordia de Dios realice lo que es imposible hacer únicamente con las fuerzas humanas, e infunda la valentía del diálogo y de la reconciliación».

Tras pasar unos días de tranquilidad en la residencia pontificia de Castel Gandolfo, tras las intensas celebraciones de la Semana Santa, Benedicto XVI regresó en la tarde de este domingo al Vaticano. El 2 de abril presidirá una misa con motivo del aniversario del Papa Karol Wojtyla.