“Boom” de los Franciscanos del Emmanuel en Camerún

El 80% de los miembros de la orden está en ese país

| 2245 hits

NKONGSAMBA, miércoles 20 de octubre de 2010 (ZENIT.org).- Los Franciscanos del Emannuel están viviendo un verdadero boom en Camerún. De los 75 miembros que la orden tiene en total, 60 se encuentran en este país africano.

El hermano Denis-Antoine explicó a la asociación caritativa Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN) que la orden, nacida en Montreal (Canadá) en 1985, llegó a Camerún en 1999.

Fue después de que un sacerdote diocesano de la ciudad de Nkongsamba, al oeste del país, conociera a los Franciscanos del Emmanuele a través de un periódico y les pidiera que ayudaran a un grupo de fieles de una parroquia que querían vivir la espiritualidad de san Francisco.

“Por petición del obispo, llegamos y empezamos a formar una fraternidad de miembros laicos”, explicó el religioso.



Con el tiempo, los grupos se han ido extendiendo, estabilizándose y multiplicándose. Muchos de los jóvenes miembros laicos han pedido convertirse en frailes.

“En 2005, llegué con un joven hermano laico de Canadá a Camerún para fundar la primera casa de formación”, continuó el hermano Denis-Antoine.

“Con la ayuda de algunos benefactores, entre ellos AIN, los frailes construyeron un convento con 18 habitaciones y la estructura para la comunidad y su misión”.

Desde entonces, la comunidad de Nkongsamba ha ido creciendo y ahora hay 17 frailes en formación y 8 ya profesos.

Los hermanos se forman para ocuparse de la atención sanitaria, la catequesis y la agricultura.

A petición del obispo, los Franciscanos del Emmanuel también han instituido un centro espiritual que acoge retiros y sesiones de formación para grupos procedentes de todo Camerún.

La comunidad se ocupa también de los más pobres de la sociedad y está implicada en el trabajo de la parroquia, en la asistencia a los jóvenes y en la capellanía de las cárceles.

El hermano Denis-Antoine describió cómo la orden se ha extendido también a las diócesis vecinas de Bafoussam e Douala.

En Douala, recientemente ha nacido una fraternidad laica local, compuesta sobre todo por jóvenes adultos y existe el proyecto de abrir un convento el año que viene.

Explicando la misión en esta zona, el hermano Denis-Antoine dijo que los hermanos “ayudarán a nuestra misión regular y se encargarán también de un orfanato con treinta niños que necesita gestión y supervisión”.

Los franciscanos también trabajan para poner a punto un dispensario y una sala de maternidad en uno de los barrios más pobres de la ciudad.

“El mensaje principal que queremos dejar es que estamos ahí, presentes junto a las personas, esperando darles este testimonio de vida del Evangelio tras las huellas de nuestro padre, san Francisco”, destacó el fraile.

“Nuestras fraternidades de miembros laicos están implicadas en la solidaridad con los pobres y los necesitados para mejorar sus condiciones”, continuó.

“Por eso creemos que un compromiso espiritual con la vida evangélica tiene un profundo impacto social, sobre todo en la vida de los individuos que toman esta elección, pero también en la vida de la sociedad en general”, añadió.

El fraile expresó su “profunda gratitud” a AIN por su ayuda. “Siendo una comunidad franciscana, somos pobres y necesitamos realmente apoyo financiero, como el que proporciona AIN, para la realización de nuestra misión franciscana en la Iglesia”, dijo.

Y concluyó: “Gracias a AIN y a todos los benefactores por la ayuda que hemos recibido ya y por haber escuchado esta nueva petición de apoyo, dándonos la oportunidad de ser vuestras manos y vuestro corazón para el pueblo de África”.