«Boom» de vocaciones al sacerdocio en la India

Las diócesis se ven obligadas a rechazar la entrada de jóvenes al seminario

| 623 hits

KÖNIGSTEIN, martes, 11 abril 2006 (ZENIT.org).- Las vocaciones en la India están aumentando como nunca: cada vez más jóvenes deciden prepararse para el sacerdocio.



En una reciente entrevista con Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN), el padre Ignacio Prasad, rector del seminario mayor del Sagrado Corazón ubicado en Chennai (antes Madras, en el Estado meridional de Tamil Nadu), realizó esta optimista declaración.

El sacerdote explicó que su seminario albergaba ya a 286 futuros sacerdotes y que, debido a la falta de espacio, se había visto obligado a rechazar a 23 candidatos que ahora tendrían que proseguir su formación en otro lugar. Su seminario es uno de los cuatro existentes en India meridional. En total, cuentan con casi 800 estudiantes procedentes de 28 diócesis, de los cuales más de 60 serán ordenados sacerdotes el mes que viene.

Para ilustrar el incremento de las vocaciones, el padre Prasad explicó que en Chennai hay ahora más de 30 estudiantes en cada curso de la Facultad de Teología del seminario, a saber, el doble que a finales de los años ochenta, y señaló: «Las vocaciones han ido en aumento en los últimos cinco años, más o menos. Tenemos dificultades a la hora de admitir a todos los solicitantes, por lo que hemos fijado un plazo improrrogable para que reúnan a tiempo todos los papeles necesarios».

Además, el padre Prasad habló de la creciente «presión política» destinada a limitar el crecimiento de la Iglesia mediante la introducción en Tamil Nadu de una nueva ley contraria a la conversión. Dicha ley prohíbe predicar en público y expone a los potenciales conversos al Cristianismo a un aluvión de burocracia impuesto por las autoridades gubernamentales.

El padre Prasad dijo que la gente se estaba dirigiendo a la Iglesia para protestar contra esta nueva normativa: «Cuanta más presión se ejerce sobre la gente, tanto más desean proclamar su fe».

Prosiguió explicando que los programas para la juventud están atrayendo a los jóvenes hacia la fe y animando a los hombres a descubrir una posible vocación sacerdotal. Según el sacerdote, los retiros espirituales, los sodalicios y la actividad de ministro en la Misa han contribuido a incrementar el número de seminaristas.

«Opinamos que es muy importante ayudar a los estudiantes a que tomen conciencia de que lo que están aprendiendo no es tanto una materia académica, sino un misterio, algo muy personal y con una fuerte dimensión humana», añadió.