Bosnia y Herzegovina: asistencia religiosa en las Fuerzas armadas

Intercambio en el Vaticano de los instrumentos de ratificación del acuerdo

| 1165 hits

CIUDAD DEL VATICANO, miércoles 15 de septiembre de 2010 (ZENIT.org).- La Sala de los Tratados del Palacio Apostólico vaticano acogió este martes la ceremonia para el intercambio de los instrumentos de ratificación del acuerdo entre la Santa Sede y Bosnia y Herzegovina firmado en Sarajevo el 8 de abril de 2010 sobre la asistencia religiosa a los fieles católicos miembros de las Fuerzas Armadas de Bosnia y Herzegovina.

Estaban presentes, entre otros, por parte vaticana el secretario de Estado, el cardenal Tarcisio Bertone, y el secretario para las relaciones con los Estados, monseñor Dominique Mamberti.

En representación de Bosnia y Herzegovina, asistieron el ministro de Asuntos Exteriores, Sven Alkalaj, los ministros para los Derechos Humanos y los Refugiados, de Justicia y de Defensa, y la embajadora ante la Santa Sede, Jasna Krivošić Prpić.

Según informó Radio Vaticano, monseñor Mamberti confirmó las “óptimas relaciones entre la Santa Sede y Bosnia y Herzegovina, establecidas desde el principio”.

El prelado auspició que en esta delicada fase de la historia del país, “el acuerdo también beneficie la imagen del país en el ámbito internacional, presentando Bosnia y Herzegovina como un país en el que -a pesar de las dificultades- se mira con respeto a las Iglesias y a las comunidades religiosas, dando la relevancia justa a los principios democráticos reconocidos en el ámbito internacional, y, en particular, al principio de libertad religiosa”.

Monseñor Mamberti también expresó la esperanza de que “esto pueda ayudar también en el proceso de integración europea y euro-atlántica, que se encuentra en el centro del debate político de estos meses”.

Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores de Bosnia y Herzegovina destacó que “la libertad religiosa es un derecho humano fundamental y, con la estipulación y la entrada en vigor de este acuerdo, se crea la posibilidad de que este derecho sea verdaderamente y totalmente respetado”.

El ministro se mostró convencido de “que el alto nivel de la cooperación hasta ahora logrado y la mutua amistad continuarán y crecerán por el bien de todos”.