Brandmüller: 'El Vaticano II está lejos de su realización en la vida de la Iglesia'

Entrevista al cardenal alemán, en ocasión de la publicación de su libro en el que recorre siglos de historia de la Iglesia para redefinir rostro y misión

Roma, (Zenit.org) Salvatore Cernuzio | 808 hits

Un paseo a través de los siglos para quien quiere comprender el mundo y la Iglesia de hoy. Se podría sintetizar así el nuevo volumen, editado por la Libreria Editrice Vaticana, que recoge los escritos del cardenal Walter Brandmüller, publicados en el Osservatore Romano en los últimos decenios. Eventos elocuentes. El actuar de la Iglesia en la historia es el título del libro del purpurado que durante mucho tiempo presidió el Comité Pontificio de las Ciencias Históricas. El libro habla de espacios entre pontificados, concilios, excomuniones y cónclaves, de manera que dibuja el rostro y la misión de la Iglesia y profundiza "la realidad concreta", no solamente la idea generalizada que hay de ella.
Lo explica el mismo purpurado en esta entrevista a ZENIT. Con 85 años, prudente y reservado, Brandmüller prefiere no hablar de su colega de universidad Joseph Ratzinger -porque "aún vive y lo respeto"- y tampoco expresar un juicio sobre el pontificado del sucesor Bergoglio, porque dice, "soy un histórico, hablo del pasado y no del presente o del futuro". Y precisamente sobre la historia y del pasado, el purpurado tiene mucho que decir, resumir y recordar. A partir de ese Concilio Vaticano II, del cual hay enseñanzas "mal interpretadas" y cuyas enseñanzas están aún lejos de ser implantadas.

                                                                   ***

Eminencia, háblenos de su libro: ¿cuáles son estos "eventos elocuentes" de los que habla el título?
--Card. Brandmüller: Son muchos: la relación entre la Iglesia y el arte, la presencia de Giovanni Hus en el Concilio de Costanza, la visita a Roma de Martin Lutero en el 1510 durante el Concilio de Trento, la relación entre Galileo Galilei y la Iglesia. Pero también el rol de la Iglesia católica en la Alemania comunista, los pontífices alemanes, etc.

¿Para qué sirve este repaso en los siglos de historia de la Iglesia hoy?
--Card. Brandmüller: Yo creo que este libro en nuestros días podría tener poca suerte. Hoy el interés de la mayoría, incluso en el gobierno de la Iglesia, está orientado al presente o mejor, al futuro. "Sí --se dice-- debemos estudiar la historia eclesiástica", pero no son muchos lo que consideran la importancia de esta disciplina. Sin embargo son muchos los que la consideran un "anticuario", que preserva la curiosidad, cuenta episodios edificantes, a veces extravagantes y divertidos, pero en general, no es muy útil para resolver los problemas de hoy. Este pensamiento es sintomático para esas herejías filosóficas muy difusas como el utilitarismo y el pragmatismo, que son corrientes intelectuales realmente destructivas, sobre todo cuando invaden el pensamiento teológico y la actitud pastoral.

En la introducción del libro escribe: "Quien conoce el pasado concreto de la Iglesia percibe la realidad vital..." Ciertas problemáticas, ciertos desafíos, si queremos, lagunas de las Iglesia de hoy, ¿se pueden resolver, por tanto, a la luz del pasado?
--Card. Brandmüller: Absolutamente sí. La Iglesia en el recorrido de los siglos actúa, realiza su propio ser. A fin de cuentas, la naturaleza de una cosa no podemos conocerla si no es a través de su actuar. Por eso también la naturaleza de la Iglesia no se conoce prescindiendo de su actuación a lo largo de la historia.

En sus estudios, ¿ha visto un hilo conductor en todos estos siglos?
--Card. Brandmüller: El hilo conductor es siempre el mismo: la genuina misión de la Iglesia. O sea, la transmisión auténtica de la verdad del Evangelio y de la gracia de Cristo a la humanidad en todos los siglos a través de los Sacramentos. De qué manera la Iglesia realiza su misión se puede estudiar tomando en serio los resultados de la investigación histórica.

Y la investigación histórica qué dice: ¿la Iglesia ha cumplido siempre hasta el fondo su misión?
--Card. Brandmüller: ¡Siempre más o menos! (Ríe). No es un recorrido homogéneo. Hay momentos de grandes prestaciones religiosas, pero muchos otros periodos de decadencia. La vida es así...

El momento actual, por ejemplo, bajo el pontificado di Francisco, ¿qué momento es para la Iglesia católica universal, según sus ojos de ‘histórico’?
--Card. Brandmüller: Precisamente porque soy un histórico me ocupo del pasado, no del presente. Todo está en movimiento ahora, todo esta abierto... Serán mis colegas del próximo siglo los que den un juicio.

Dando otro paso atrás y concentrándose en los últimos 50 años transcurridos desde el Concilio Vaticano II, ¿cómo se puede denifir este medio siglo crucial para la vida de la Iglesia?
--Card. Brandmüller: (Ríe) Habría muchas cosas que decir... En el libro hay un estudio mío que se concentra en particular sobre conflictos de interpretación post-conciliar. Estos decenios , ciertamente muy --demasiado-- agitados por problemas que esperan en gran parte aún una resolución.

¿Será culpa también de ese "Concilio de los medios" del que hablaba Benedicto XVI?
--Card. Brandmüller: Sí, también, pero no es un rasgo distintivo del Vaticano II. También en el Concilio Vaticano I los periodistas de la época publicaron noticias inexactas y jugaron un rol de primer plano.

¿A qué se deben estas distorsiones de las enseñanzas conciliares?
--Card. Brandmüller: Quizá a un falso concepto de lo que es la Iglesia. Si la Iglesia se define como el Cristo místico presente en la historia, una realidad humano-divina, seguramente se interpreta diversamente el Concilio. Un Concilio Ecuménico como el Vaticano II es la actuación del sumo Magisterio de la Iglesia, cuyos documentos son de valor decisivo para la Iglesia. Muchos sin embargo la han considerado siempre, contado e interpretado sólo como una realidad histórica, humana, sociológica, política y así sucesivamente.

¿Cincuenta años no han bastado para comprender y actuar las enseñanzas conciliares?
--Card. Brandmüller: No, el Concilio Vaticano II está aún lejos de ser realizado en la vida de la Iglesia. Es necesario aún estudiar los documentos de forma más profunda para después ponerlos en práctica.

En su opinión, ¿es posible la hipótesis que Francisco pueda abrir un Concilio Vaticano III?
--Card. Brandmüller: Posible es todo, pero no creo… En cualquier caso no hablamos de futuro. Como le decía, soy un histórico, prefiero hablar del pasado.