Brasil: La Iglesia movilizada en las poblaciones inundadas

Más de 10.000 personas sin hogar en el Estado de Río de Janeiro

| 1745 hits

RÍO DE JANEIRO, miércoles 19 de enero de 2011 (ZENIT.org).- El estado de Río de Janeiro vive en estos momentos la peor tragedia climática registrada nunca en el país, según las últimas informaciones de la agencia Fides.

El balance de fallecidos por las lluvias torrenciales de los últimos días señalado por la archidiócesis de Río supera los 540.

Las personas sin hogar se cuentan por miles y el número de desaparecidos no para de aumentar en Serrana, Nueva Friburgo, Petrópolis, San José del Vale do Rio Preto, Teresópolis y Sumidouro.

Todo el personal eclesiástico se ha movilizado: los obispos de Petrópolis y de Nueva Friburgo, monseñores Filippo Santoro y Edney Gouvea Mattoso, han visitado las zonas siniestradas.

Los sacerdotes, seminaristas y religiosos siguen asistiendo a las familias que se han quedado sin hogar.

Parroquias y casas religiosas acogen ahora a los que lo han perdido todo y no saben dónde dormir ni comer.

En las diócesis vecinas también se han organizado colectas de donativos, ropa, colchones, agua y alimentos.

La conferencia episcopal brasileña publicó la semana pasada una nota oficial expresando su solidaridad con las víctimas de la tragedia.

Además, ha impulsado con Caritas de Brasil una campaña de recogida de dinero en todo el país que se destinará a las zonas afectadas por las lluvias.

El presidente de Caritas Brasil, el obispo de Jales, monseñor Demetrio Valentini, ha propuesto organizar una gran colecta en todas las diócesis del país el próximo 30 de enero para las víctimas de las inundaciones.