Brasil: Ocho mil participantes en el XI Encuentro Internacional de los ENS

Mensaje de Benedicto XVI a los congresistas

| 1817 hits

BRASILIA, lunes 23 julio 2012 (ZENIT.org).- Brasil es el tercer país en el mundo en recibir al Movimiento Equipos de Nuestra Señora (ENS), y el primero de lengua no francesa. Este año, por primera vez, el Encuentro Internacional tiene lugar fuera de Europa y se celebra en Brasilia, del 21 al 26 de julio.

El cardenal secretario de Estado cardenal Tarcisio Bertone ha enviado, en nombre del santo padre Benedicto XVI un mensaje a los participantes en el Encuentro.

En su mensaje, el papa saluda "a los participantes y a todos los hogares del Movimiento nacido de una clarividente intuición pastoral del siervo de Dios Henri Caffarel, sacerdote, y cuya misión no vio disminuir, con el pasar del tiempo, su actualidad y urgencia, antes en cierta forma aumentó a la luz de los problemas y dificultades que el matrimonio y la familia experiemntan hoy, rodeados por un clima de creciente secularización".

"En este contexto --añade el mensaje--, los hogares de los quipos de Nuestra señora proclaman, no tanto con palabras como sobre todo con la vida, las verdades fundamentales sobre el amor humano y sobre su significado más profundo: 'Un hombre y una mujer que se aman, una sonrisa de niño, la paz de un hogar: es una oración sin palabras, pero extraordinariamente persuasiva, en la cual cada hombre puede ya presentir, como por transparencia, el reflejo de otro amor y su llamada infinita"

(Pablo VI, A los hogares de los Equipos de Nuestra Señora, 4 de mayo de 1970).

Claro, este ideal puede parecer demasiado alto. Por eso mismo, el Movimiento incentiva a sus miembros a beber constantemente en las fuentes de la gracia del sacramento del matrimonio y de la participación en la Eucaristía dominical; además del recurso a la gracia de los sacramentos, les propone, con gran sabiduría, un 'método' rico de compromisos y sugestiones sencillas y concretas para vivir en el día a día la espiritualidad encarnada de esposos cristianos. Entre ellas, se subrayan el 'deber de sentarse', es decir, el compromiso de mantener periódicamente un tiempo de diálogo personal entre los cónyuges, durante el cual hacer presente el uno al otro, con toda la sinceridad y en un clima de escucha mutua, los problemas y los asuntos relevantes para la vida de hogar. En nuestro mundo tan marcado por el individualismo, el activismo, la prisa y la distracción, el diálogo sincero y cinstante entre los esposos es esencial para evitar que surjan, crezcan y endurezcan incomprensiones que, infelizmente, muchas veces acaban en rupturas insanables que ya nadie ayuda a arreglar. Por eso, cultiben este valioso hábito de sentarse uno al lado del otro para hablar y escucharse, para comprender el uno al otro siempre de nuevo en medio de las sorpresas y dificultades del camino

Dentro de tres meses, estaremos conmemorando el cincuentenario de la apertura del Concilio Vaticano II, que, en muchos de sus documentos, ofreció a la Iglesia de nuestro tiempo una visión renovada del valor del amor humano, de la vida conyugal y de la familia; en esa ocasión comenzaremos el Año de la Fe, para reencontrar toda la vivacidad y la alegría del anuncio de la fe en nuestro mundo y en nuestro tiempo. Su santidad Benedicto XVI invita a los hogares cristianos a ser "el rostro sonriente y dulce de la Iglesia", los mejores y más convincentes heraldos de la belleza del amor sustentado y alimentado por la fe, don de Dios ofrecido con generosidad a todos, para que puedan encontrar cada día el sentido de su vida. Y, como señal de gratitud eclesial, de estímulo para los nuevos desafíos y como prenda de gracias y luces de lo Alto para los trabajos del XI Encuentro Mundial de los Equipos de Nuestra Señora, el santo padre concede a los participantes y respectivas familias la implorada bendición apostólica".

Para comprender mejor los ENS publicamos el texto que sigue, enviado a ZENIT por el hogar participante del Movimiento, Leila y Antonio Carlos.

Los Equipos de Nuestra Señora son un movimiento cristocéntrico de la Iglesia católica, fundado por el padre Henri Caffarel y algunos hogares franceses durante la Segunda Guerra Mundial, en 1938, en Francia. Es una Asociación Internacional católica de laicos, reconocida por el Derceto 650, de 1992, del Consejo Pontificio de Laicos. Tiene como carisma la "espiritualidad conyugal" y como mística: "Reunidos en nombre de Cristo, en el auxilio mutuo y testimonio del sacramento del matrimonio".

Hoy, los ENS están en 86 países del mundo. Cada ENS está compuesto por entre cinco y siete hogares y un consejero espiritual que puede ser sacerdote diácono o religioso/a, integrando los dos sacramentos de servicio, matrimonio y orden, favoreciendo el posicionamiento de los hogares en la visión y la doctrina de la Iglesia en los temas actuales en relación a la familia y la vida en el hogar.

Los hogares equipistas deben vivir la espiritualidad conyugal y buscar la santificación del cónyuge por medio de la vivencia de los PCE --Puntos Concretos de Esfuerzo- en la escucha asidua de la Palabra de Dios, meditación, oración conyugal, regla de vida, y retiro. Estos PCE buscan llevar al hogar a la búsqueda asidua de la voluntad de Dios, a vivir la verdad y a testimoniar la comunión con los hermanos, entre sí y con Dios. La oración del Magnificat debe hacerse diariamente por los integrantes, por el movimiento y los equipistas del mundo entero.

Cada seis años se realiza un Encuentro Internacional de los ENS, congregando a equipistas de todas las partes del mundo.

Este año participan cerca de ocho mil personas venidas de 55 países, de entre ellas 450 consejeros espirituales, de los que 17 son obispos, 400 sacerdotes y 33 religiosos/as.

Durante el Encuentro Internacional se realizarán palestras, testimonios, misas y reuniones de grupos de asimilación. Se hará también un acto público en el corazón político del país el día 24 de julio, con la finalidad de testimoniar la vivencia del sacramento del matrimonio. El lema de este XI Encuentro Internacional es "Osar el Evangelio", inspirado en el Evangelio de Lucas 10, 30-37, en el pasaje del Buen Samaritano.

En el sitio http://www.equiposens.org/default.htm se pueden encontrar más informaciones sobre el movimiento.