Burundi: el episcopado exige el respeto del «alto el fuego»

Pide ayuda a la comunidad internacional

| 629 hits

BUJUMBURA, 30 marzo 2003 (ZENIT.org).- El episcopado burundés ha denunciado que, a pesar de los acuerdos de Arusha (Tanzania) de agosto de 2000, persiste la guerra entre el ejército del gobierno y las formaciones rebeldes, un conflicto que desde 1993 ha causado 200.000 víctimas.



«Los firmantes de los acuerdos del “alto el fuego” no los respetan en absoluto. Continúan las devastaciones de la guerra. Los burundeses, especialmente la gente sencilla, siguen muriendo, y sus bienes son saqueados o destruidos»,

«Todos estos dramas –dice la declaración de los obispos, fechada el 14 de marzo-- proceden del comportamiento de los políticos y de los rebeldes, que luchan por el acceso al poder sin la mínima preocupación hacia la población tan duramente probada».

«Parece como si quisieran gobernar un país vacío de su población y privado de sus recursos», exponen.

En su mensaje, los obispos de Burundi lanzan un grito de alarma a los políticos para que «pongan en primer lugar entre sus preocupaciones el interés de la nación y de los ciudadanos, para que renuncien a sus estériles litigios y para que dejen de consagrar sus energías exclusivamente a la conquista o al mantenimiento del poder político en su propio beneficio».

«Pedimos a los países extranjeros y a las organizaciones internacionales que ejerzan mayor presión para que cesen los combates y que se esfuercen más en ayudar a los que han firmado los acuerdos para que los pongan en práctica inmediatamente», concluyen los prelados.