Campaña de Ayuda a la Iglesia Necesitada en favor de Cuba

Financiará 22 proyectos bajo el lema “La Revolución del Evangelio”

| 1945 hits

MADRID, miércoles, 2 julio 2008 (ZENIT.org).- En los meses de julio a septiembre, la asociación Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN) ha lanzado una campaña de ayuda a Cuba bajo el lema “La Revolución del Evangelio”, que se propone financiar más de una veintena de proyectos proyectos.



Esta campaña, organizada por el Secretariado español de la Asociación, pretende “trasladar a los católicos cubanos la solidaridad de los católicos españoles, sensibles a la situación que la Iglesia vive en aquel país. No se trata de nada diferente a lo que AIN hace en este y otros muchos países del planeta. Tan sólo pretendemos presentar una comunidad de fieles que precisa de nuestro conocimiento, de nuestras oraciones y, también, de nuestra generosidad”.



En 1963 Ayuda a la Iglesia Necesitada (www.ain-es.org) financió el primer proyecto de ayuda a la Iglesia Católica en Cuba. Son, por tanto, 45 años de colaboración ininterrumpida con la comunidad eclesial de la isla.



El objetivo actual es financiar 22 proyectos valorados en 208.500 euros en diez diócesis del país, divididos en cinco grandes áreas: infraestructuras eclesiales, formación, medios de comunicación, subsistencia y estipendios de misas para sacerdotes.



Los proyectos que se pretenden financiar en los meses de julio, agosto y septiembre, se proponen, en primer lugar, dotar a las comunidades repartidas por la isla de las infraestructuras necesarias para sus celebraciones, encuentros, iniciativas, formación, etc. Incluye tanto proyectos de reconstrucción o restauración de templos o instalaciones eclesiales, como también los que pretenden dotar de sistemas de audio o bancos de plástico a los fieles cubanos, por ejemplo.



El Papa, Benedicto XVI, en la reciente visita ad limina que han realizado los obispos cubanos, les ha pedido una mayor presencia en los medios de comunicación del país.



La Iglesia católica dispone, en los medios públicos, de espacios muy concretos en los tiempos litúrgicos fuertes. Además, se afana en la distribución de diversas publicaciones que trasladan a los católicos el magisterio de la Iglesia. La importancia de los medios eclesiales se ha traducido en proyectos en Camagüey, Pinar del Río o Santiago de Cuba.



Uno de los grandes retos de la Iglesia cubana es la formación de sus sacerdotes, religiosos, religiosas y laicos. Las últimas décadas en la historia de Cuba han permitido el desconocimiento casi absoluto de qué es la Iglesia o de su labor.



Los tiempos litúrgicos, los santos, las festividades y solemnidades quedan, en muchos casos, al margen de la vida cotidiana de los católicos. En este contexto se enmarcan proyectos como la impresión de 700.000 calendarios catequéticos para el año 2009. Su distribución por todas las diócesis del país permitirá a los fieles poder participar de la vida de la Iglesia.



Otra de las grandes áreas de acción es el de la subsistencia para los sacerdotes, religiosos, religiosas y laicos. Al garantizar la subsistencia de los agentes de pastoral, se asegura también el funcionamiento de las comunidades, su vitalidad y trabajo.



El último gran campo de ayuda es el envío de intenciones de misas para los sacerdotes cubanos. Con el estipendio que se envía a los sacerdotes cubanos se garantiza su sustento y se facilita el desarrollo de iniciativas pastorales en cada una de sus parroquias y comunidades. Los presbíteros de la isla celebrarán las misas por las intenciones particulares de cada uno de los benefactores.



Por Nieves San Martín