Campus de Desarrollo Social UCAM 2012

Un grupo de voluntarios parte a las zonas más desfavorecidas de Perú

| 904 hits

MURCIA, lunes 16 julio 2012 (ZENIT.org).- Un grupo de voluntarios entre estudiantes, personal de servicios de la Universidad Católica San Antonio de Murcia (UCAM) y otros voluntarios externos a la UCAM, ha partido esta mañana desde el campus universitario hacia Madrid desde donde volarán hacia Lima, Perú.

Una vez en Perú, los voluntarios desarrollarán diversas labores de voluntariado hasta el 17 de agosto en Pachacútec (provincia de Callao), Lima, e Iquitos (bajo Amazonas). Esta actividad de voluntariado, organizada por el Instituto de Caridad y Voluntariado Juan Pablo II (IICV) celebra este año su séptima edición.

Los voluntarios desarrollarán tres labores fundamentales: promoción social, asistencia médica, y atención a la infancia desprotegida. Para alcanzar sus objetivos y junto a estas actividades, también se desarrollan diversos talleres sociales sobre educación sanitaria; actividades de lecto-escritura; comunicación y nuevas tecnologías; construcción; exclusión social y discriminación, crecimiento y evangelización.

El director del Instituto de Caridad y Voluntariado Juan Pablo II (IICV), Antonio Alcaraz, que también participa en la expedición como voluntario, explica que “la labor educativa es la más importante, ya que es la base para poder desarrollar en la vida un trabajo”.

Y añade que “la labor del voluntario no debe basarse en llevarles el plato de comida para unos días sino enseñarles a ganarse ese plato de comida para poder sobrevivir y darles una esperanza de vida”.

Antonio Alcaraz, ha detallado que “aunque este año no tenemos Jornada Mundial de la Juventud, viviremos, como en otras ediciones, experiencias impactantes como en todas las actividades de voluntariado que realizamos. Nos hemos encontrado con jóvenes a los que les ha cambiado la vida, jóvenes que necesitaban ayuda y la han encontrado en estas actividades: a través de un encuentro con personas que no tienen ni lo mínimo para vivir, que experimentan situaciones sociales infrahumanas; niños en situaciones de máximo riesgo e insalubridad… Todo esto le ha ayudado a comprender y plantearse la vida de una manera más humana”.