Cardenal Cañizares: "Un mundo sin Dios no tiene futuro"

Inaugurado el ciclo de "Conversaciones en el Palacio de España" de la Embajada

Roma, (Zenit.org) Rocío Lancho García | 1653 hits

El Palacio de España, sede de la Embajada de España ante la Santa Sede, inauguró ayer el ciclo de "Conversaciones en el Palacio de España" que pretende ser ocasión para un diálogo a varias voces, como expresión de la apertura a lo católico, es decir, lo universal, que caracteriza tanto a la ciudad de Roma como a la cultura española.

Ayer se celebró la primera de estas "Conversaciones" y bajo el título "Religión y Espacio Público" intervinieron el cardenal Antonio Cañizares, prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina para los Sacramentos; Giuliano Amato, expresidente del Consejo de ministros italiano; y el ministro de Interior español Jorge Fernández; moderado por Ignacio Sánchez Cámara, consejero de Educación de la Embajada de España en Roma.

El cardenal Cañizares reflexionó sobre cristianismo y secularización como una de las cuestiones claves, dijo, para el futuro de la humanidad. Afirmó que la securalización asume cada vez más fuerza en un laicismo en el que Dios no cuenta, mientras que la fe se desplaza al ámbito de lo privado. En muchos casos se está llegando a la "negación de Dios y vivir como si Dios no existiera", llevando a una ruptura de la armonía entre fe y razón. Afirmó también que "un mundo sin Dios no tiene futuro".

Por su parte Giuliano Amato, comenzó su intervención bromeando al decir que su visión es menos pesimista que la del cardenal. Habló de la intolerancia como el verdadero enemigo de las sociedades modernas. Hizo referencia al encuentro entre el filósofo Habermas y el entonces cardenal Ratzinger e insistió en la indeleble relación que hay entre razón y fe. También señaló el riesgo que corre la sociedad de perder los valores fundamentales.

Para finalizar la "Conversación", el ministro del Interior español quiso destacar la importancia del artículo 18 de la Declaración Universal de los derechos del hombre, que reconoce la libertad religiosa, como un derecho reconocido y respetable. Hizo un repaso por los distintos modelos de gobierno y cómo encaja la libertad religiosa, deteniéndose en el modelo de Estado aconfesional como es España, un modelo neutral para garantizar las distintas creencias. El ministro Fernández también habló de la crisis de valores que acecha a Europa como fondo de la crisis económica y política.

Esta iniciativa nace con la vocación de tratar desde una perspectiva abierta, crítica e integradora algunas de las grandes cuestiones que están presentes en el debate cotidiano de nuestras sociedades, las grandes realizaciones de la cultura humana o el futuro y destino de Europa.

Organizadas conjuntamente por el Pontificio Consejo de la Cultura y la Embajada de España ante la Santa Sede, las conversaciones están inspiradas en los encuentros que celebrados en el marco del "Atrio de los Gentiles", iniciativa propuesta por su santidad Benedicto XVI. En los diversos encuentros previstos para este año 2013, se alternarán ponentes de diversa procedencia y formación abiertos a un diálogo inteligente, creativo y sincero.