Cardenal Francisco Javier Errázuriz Ossa

Nacido el 5 de septiembre de 1933

Roma, (Zenit.org) Redacción | 1404 hits

Es el arzobispo emérito de Santiago en Chile, cargo que ejerció desde abril de 1998 a diciembre de 2010. Recibió el birrete cardenalicio del beato Juan Pablo II en el consistorio del 21 de enero de 2001, con el título de Santa María de la Paz.

Durante su mandato pastoral como arzobispo de Santiago y primado de Chile, publicó una carta pastoral en junio 2002, con el fin de manifestar su clara posición sobre la estabilidad e indisolubilidad del matrimonio. En ella se lee: “Sin lugar a dudas, la unión estable y para toda la vida del matrimonio es ese bien que hay que hacer y proseguir. Y en cuanto al mal que se debe evitar, esta carta ha expuesto numerosas razones por las cuales incontables hombres y mujeres, con la luz que aporta el Magisterio de la Iglesia y aun sin ella, están ciertos de que el divorcio es un mal, sobre todo en vista del bien común”.

Como presidente de la Conferencia Episcopal, junto a todos los obispos de Chile, organizó un Año Santo Jubilar para el 2000, centrándose en un trabajo pastoral en la base, y en los esfuerzos por aliviar la dramática situación de los sin casa. Creó también una movilización entusiasta de amplios sectores de la juventud.

Algunos actos públicos del Jubileo marcaron a toda la sociedad chilena. Entre estas convocatorias, cabe destacar una celebración que ha sido considerada como uno de los acontecimientos más trascendentales en pro de la paz y la justicia. Se trató de la ceremonia litúrgica llamada "Purificación de la Memoria". En ella, y siguiendo el ejemplo del beato Juan Pablo II, los obispos chilenos pidieron perdón por los pecados de la Iglesia católica en este país.

El cardenal Errázuriz tuvo a su cargo los preparativos de la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano de mayo de 2007 en Aparecida, mientras ejercía el cargo de presidente de este organismo en el periodo 2003-2007. Ya de 1999 a 2003 había sido elegido como primer vicepresidente del mismo.

Durante la ceremonia de inauguración de la V Conferencia del Celam, que contó con la presencia del papa emérito Benedicto XVI, dio una pista sobre el trabajo a realizar: “La vida que buscamos para nuestros pueblos está íntimamente unida al anuncio misionero de Jesucristo, a dejarnos encontrar cada vez que venga hasta nosotros. Él, la Vida que estaba en el principio, vino a nosotros para que tuviéramos vida en abundancia”.

Monseñor Francisco Javier Errázuriz Ossa nació en Santiago de Chile el 5 de septiembre de 1933. Hijo de don Pedro Errázuriz Larraín y de la señora Marta Ossa Ruiz, es el segundo de seis hermanos. Durante su educación primaria y secundaria obtuvo premios en campeonatos nacionales por sus cualidades para el atletismo.

Iniciado su proceso hacia el presbiterado, entre 1956 y 1958 estudió filosofía en la Universidad Estatal de Friburgo en Suiza. En esa misma universidad cursa teología, y posteriormente es ordenado sacerdote en julio de 1961. Fue nombrado superior regional de Chile del instituto secular de los Padres de Schönstatt, en el periodo que va del 1965 a 1971. Siendo superior regional, es elegido vicepresidente de la Conferencia de Religiosos de Chile.

En 1971 se traslada a Alemania como miembro del Consejo General de su comunidad y en 1974 es elegido superior general de su Instituto y presidente del Consejo Internacional de la Obra de Schöenstatt, cargos que desempeñó hasta diciembre de 1990.

En diciembre de 1990 es llamado al Vaticano como secretario de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica, por lo que recibió la ordenación episcopal el 6 de enero de 1991 como arzobispo titular de Holar.

Durante el tiempo de sus labores en Roma, se desempeñó además como consultor de la Congregación para la Doctrina de la Fe, y miembro de varios dicasterios pontificios, tales como el de Laicos, de Emigrantes e Itinerantes, para los Operadores Sanitarios, de la Comisión Pontificia para América Latina, así como de la Asamblea del Sínodo de los Obispos sobre la Vida Consagrada.

El 24 de septiembre de 1996, el santo padre lo nombró obispo de la Diócesis de Valparaíso, Chile. Desde que asumió el cargo en noviembre del mismo año, lleva como lema episcopal Ut vitam habeant (Para que tengan vida, Jn. 10,10). En 1997 participó en Roma en el Sínodo de los Obispos de América.

El 20 de noviembre de 1998 fue elegido presidente de la Conferencia Episcopal de Chile, por un período de tres años, al término del cual fue reelecto hasta 2004.