Cardenal Kasper: Es indispensable una formación ecuménica entre los laicos

Condición necesaria para evitar el relativismo

| 883 hits

ROMA, 25 junio 2001 (ZENIT.org).- El diálogo entre los cristianos y la formación en el ecumenismo no es una prerrogativa de los teólogos u obispos, constituye un compromiso incluso para los laicos.



Lo ha explicado el cardenal Walter Kasper, presidente del Consejo pontificio para la promoción de la unidad de los cristianos, al intervenir en el seminario que organizó entre el 22 y el 23 de junio, en Roma, el Consejo Pontificio para los Laicos sobre el tema: «Las asociaciones de fieles: el diálogo ecuménico e interreligioso».

Si no se logra esta formación en el diálogo ecuménico, advirtió el purpurado alemán, se corre el riesgo de «caer en la simplificación, en el relativismo, en formas de irenismo barato y en un pluralismo de principio que predomina hoy en nuestra civilización».

Para el cardenal Kasper, estas posturas más que promover la unidad la comprometen.

En el Seminario, que se organizó con la colaboración de la Congregación para la Doctrina de la Fe, participaron representantes de grupos y movimientos eclesiales: desde Comunión y Liberación a la Comunidad del Arca, pasando por los Scouts, «Chemin Neuf» o la Renovación en el Espíritu Santo.

Leonardo Emberti, de la Comunidad de San Egidio, quien está preparando el encuentro interreligioso por la paz, programado desde el 2 al 4 de septiembre en Barcelona, en recuerdo de los 15 años de la Jornada de oración por la Paz de Asís, en la que participaron líderes religiosos de todo el mundo, explicó que los laicos pueden un testimonio ecuménico particular con «la amistad, la cercanía y la atención a los problemas concretos».

Y puso un ejemplo: después de la visita a la Comunidad de San Egidio del arzobispo George Carey, primado anglicano, en las semanas pasadas, «hemos decidido trabajar juntos en Africa para combatir el sida». La oración ecuménica, concluyó, se puede transformar también en misión compartida.