Cardenal Martino: La tortura no es lícita para combatir el terrorismo

Respuestas del presidente de Justicia y Paz a los periodistas

| 570 hits

CIUDAD DEL VATICANO, martes, 13 diciembre 2005 (ZENIT.org).- El presidente del Consejo Pontificio para la Justicia y la Paz ha aclarado que la tortura no es un medio ético para combatir el terrorismo.



El cardenal Renato R. Martino afrontó este martes la cuestión al responder a las preguntas de los periodistas, durante la rueda de prensa de presentación del mensaje de Benedicto XVI para la Jornada Mundial de la Paz (1 de enero de 2006).

«La tortura es una humillación de la persona, sea quien sea. Por tanto, la Iglesia no admite este medio para arrancar la verdad», afirmó.

El cardenal también afrontó el tema de la proliferación de las armas, denunciando que «existe un estancamiento en el control de los armamentos, tanto convencionales como nucleares».

El purpurado constató al mismo tiempo el incumplimiento de las promesas de ayuda a los países en vías de desarrollo.

Por este motivo, recordó a los países ricos la necesidad de cumplir la promesa de destinar el 0,7% de su Producto Interior Bruto al desarrollo.

Por lo que se refiere a la paz en Oriente Medio, reconoció que «hacemos muy poco para pedir a nuestros gobernantes que intervengan a favor de la paz en Tierra Santa».

Y ante la situación actual de Irak, consideró que la presencia de las tropas extranjeras es necesaria para garantizar el proceso de democratización y de estabilización del autogobierno de los iraquíes.

Confirmando su oposición ética a esa guerra, afirmó: «Espero que estemos cerca de ese momento y que Irak pueda autogobernare. Cuando suceda, espero pronto, la presencia militar extranjera ya no tendrá razón de ser».