Cardenal Martino: Una encíclica programática porque va a lo esencial

Presenta la primera carta de estas características de Benedicto XVI

| 782 hits

CIUDAD DEL VATICANO, jueves, 26 enero 2006 (ZENIT.org).- Al presentar la primera encíclica de Benedicto XVI, «Deus caritas est», el cardenal Renato Raffaele Martino afirmó que se trata de un documento programático, que plantea al mundo contemporáneo del meollo del mensaje cristiano.



«Al recordar que Dios es caridad, el Santo Padre invita a todos a ir al centro de la fe cristiana», afirmó este miércoles el presidente del Consejo Pontificio para la Justicia y la Paz al presentar la encíclica en la Sala de Prensa de la Santa Sede.

«En el origen del ser cristiano no hay una decisión ética o una gran idea, sino más bien el encuentro con un acontecimiento, una Persona que da a la vida un nuevo horizonte, y con ello la dirección decisiva», comentó el purpurado italiano.

Sobre la «tarea de la Iglesia para la construcción de un justo orden social», el presidente de Justicia y Paz subrayó el empeño de la encíclica por «despertar las fuerzas espirituales y morales».

Respondiendo a una pregunta sobre la denuncia del marxismo, en el número 27 de la encíclica, el cardenal Martino explicó que «el marxismo condenaba las acciones de la Iglesia en favor de los pobres porque el sueño era el de una sociedad justa en la que todos pudieran tener lo suyo».

«Se trataba de un sistema en el que cada autonomía personal estaba en función del Estado patrón. Un sueño que se ha revelado un programa irrealizable y que ahora se ha esfumado».

Por el contrario, recordó el cardenal, «he viajado por todo el mundo y he visto cuántos voluntarios, cuántos misioneros y misioneras han dedicado su vida al testimonio de la caridad y del amor, en respuesta a una llamada, y esta llamada es la del Señor».