Cardenal Sodano: Los políticos italianos han pedido hablar con nosotros

Desmonta polémicas sobre los encuentros con líderes de todas las corrientes

| 709 hits

ROMA, 22 feb 2001 (ZENIT.org).- Ante las críticas suscitadas por la serie de encuentros entre líderes de partidos políticos italianos y representantes de la Santa Sede, el secretario de Estado vaticano ha respondido con una pregunta: «Si piden que les recibamos, ¿qué es lo que tenemos que hacer?».



El Partido de la Refundación Comunista, liderado por Fausto Bertinotti, periódicos surgidos en torno a esa corriente ideológica, como «Il Manifesto» y «Liberazione», así como sectores republicanos que promueven la incomunicación entre la Iglesia y el Estado, han reaccionado duramente en estos días ante los encuentros que el cardenal Angelo Sodano, brazo derecho del Papa en la guía de la Sede apostólica, ha mantenido con los dos líderes de las principales fuerzas políticas de Italia (Cf. Zenit, 20 de febrero de 2001).

El pupurado italiano ha recibido en estos días al ex alcalde de Roma, Francesco Rutelli, líder del Olivo, agrupación que reúne a fuerzas del centro-izquierda, actualmente en el Gobierno; y al magnate de los medios de comunicación, Silvio Berlusconi, candidato a la presidencia del Consejo de ministros, en las próximas elecciones, por parte del centro-derecha.

La campaña electoral no ha comenzado oficialmente, aunque se considera que las próximas elecciones generales para el Parlamento y el Gobierno podrían tener lugar el 6 de mayo. En este clima, la iniciativa de la Iglesia de exponer a las diferentes fuerzas políticas (encuentros con otros líderes continuarán en los próximos días) los valores que piden los católicos a un programa político ha suscitado la reacción de quien considera que la Iglesia no debe pronunciarse en cuestiones de vida pública.

El cardenal Sodano, en declaraciones concedidas ayer tras el consistorio de creación de nuevos cardenales, explicó que la críticas se deben sobre todo a elucubraciones. La Iglesia, aclara, se ha limitado a explicar a cada grupo político cuáles son las exigencias del voto católico: vida y aborto, ayuda a la escuela privada, familia, y solidaridad.

Los dos líderes consultados hasta este momento han defendido el derecho de la Iglesia a explicar sus valores a la comunidad política. Francesco Rutelli ha afirmado: «Creo que la Iglesia tiene el derecho de preguntar a las fuerzas políticas cuál es la posición que asumen sobre los temas que más le preocupan».

Por su parte, Gianni Baget Bozzo, consejero de Silvio Berlusconi, ha afirmado: «ahora la Iglesia en Italia es más abierta que en el pasado, pues ya no habla sólo con los partidos católicos». Hasta hace diez años, la Democracia Cristiana recogía en sus programas los valores de los católicos, motivo por el cual este partido era considerado como un punto de referencia para la jerarquía católica en Italia.