Cardenal Urosa: Los personajes históricos no deben igualarse con Jesucristo

Homilía del arzobispo de Caracas precisa ante comparaciones hechas con el fallecido presidente Hugo Chávez

Caracas, (Zenit.org) Redacción | 1226 hits

El arzobispo de Caracas, Venezuela, cardenal Jorge Urosa Savino, celebró el domingo pasado la misa del Domingo de Ramos en la catedral de Caracas. El cardenal advirtió que “no podemos igualar a ningún héroe o líder humano o ningún gobernante con Jesucristo, ni tributarle culto religioso, como a Jesucristo”, estas declaraciones se han dado en el contexto de las declaraciones recientes en algunos sectores del ámbito de la política nacional, comparando al fallecido Hugo Chávez con Jesucristo.

“La bellísima imagen del Nazareno de San Pablo, que representa a Jesucristo cargando con la cruz para redimirnos de nuestros pecados, despierta en nosotros una más intensa respuesta de fe: aquel que fue llevado a la muerte por proclamar su divinidad, aquel que sufrió el indecible suplicio de la cruz, luego de haber sido sometido a torturas y maltratos crueles e inhumanos, no es una persona cualquiera, no fue un simple líder o gran hombre de la humanidad, no fue un activista social" explicó el purpurado.  

Además añadió que "Jesús de Nazaret es mucho más. Es el mismo Dios hecho hombre, que fue enviado por nuestro amoroso Padre celestial para revelarnos así la inmensidad de su amor, y para enseñarnos el camino de una vida serena, apacible, recta, santa, pacífica y feliz, a fin de que, libres del pecado y de toda clase de maldad e ignorancia, alcancemos la felicidad y la salvación eterna.

Sobre la Divinidad de Cristo matizó que "San Pablo, en la carta a los filipenses lo proclama abiertamente: ¡Jesús es el Señor, para gloria de Dios Padre. Cuando san Pablo decía estas palabras: “Jesús es el Señor” estaba diciendo que Jesús es Dios, pues ese es el significado de la palabra “Kyrios”, Señor, en el lenguaje religioso del Antiguo y del Nuevo Testamento. Ese es el núcleo, el centro de nuestra fe y de nuestra santa Religión: que el enviado por Dios para guiarnos hacia la plenitud de la vida, comenzando aquí en la tierra, y para que la disfrutemos por toda la eternidad, es su Hijo Unigénito, la segunda persona de la Santísima Trinidad, el mismo Dios que se hizo hombre, y asumió nuestra naturaleza humana en todo, menos en el pecado"

E insistió en que “Jesucristo no es cualquier persona: no es un profeta como los del Antiguo testamento; no es un gran santo como san José, san Pablo o san Antonio, san Ignacio de Loyola, o san Juan Bosco; no es un jefe o caudillo y benefactor de los pueblos. Es mucho más que eso. Es el mismo Dios que se encarnó y se hizo semejante a nosotros para elevarnos a la condición maravillosa de hijos de Dios".

“Por ello no podemos igualar a ningún héroe o líder humano o ningún gobernante con Jesucristo, ni tributarle culto religioso, como a Jesucristo. No podemos equiparar la esfera sobrenatural y religiosa a la natural, terrenal y socio-política. Y es muy importante que tengamos esto en cuenta y que así lo digamos, rechazando cualquier nivelación de Jesucristo con personalidades humanas. Jesús es único e irrepetible, Es Dios mismo, sólo al cual podemos adorar”, concluyó el arzobispo.