Cardenal Vegliò: "La migración es un fenómeno que influye profundamente en la sociedad actual"

Presentación del mensaje para la Jornada Mundial del emigrante y del refugiado

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) Rocío Lancho García | 772 hits

Cada vez más personas viven en el extranjero. En el año 2013, 232 millones de personas, que representa el 3'2% de la población mundial, son inmigrantes internacionales, frente a los 175 millones del 2000 y a los 154 millones del 1990. Además, según los nuevos datos presentados por las Naciones Unidas, hoy hay muchos inmigrantes internacionales nacidos tanto en regiones y países del sur como en países del norte, dato que refleja el cambio de los modelos de la migración asiática, pero a nivel global los Estados Unidos permanecen el destino más popular.

El santo padre Francisco aborda esta problemática en el mensaje presentado hoy para la Jornada Mundial del emigrante y del refugiado, que se celebra el próximo 19 de enero de 2014. Durante la rueda de prensa de presentación, el cardenal Antonio Maria Vegliò, presidente del Pontificio Consejo de la Pastoral de los emigrantes e itinerantes, ha explicado los aspectos más significativos del mensaje del santo padre.

Lo movilidad humana, ha explicado el purpurado, está dentro de la historia de la redención humana, en la que se puede encontrar el bien y el mal, la vida y la muerte. Por eso, continúa, cuando se habla de inmigración se habla de acogida y solidaridad y en ese sentido se sitúa el bien, la luz y la vida. Pero cuando se habla de estas personas con rechazo, acusándoles de criminalidad, quejándonos de una molestia en "nuestra identidad cultural", esto, ha afirmado, es la cultura del mal y de la muerte. A este respecto, ha mencionado la idea que el papa Francisco ha tratado en varias ocasiones de la "cultura del descarte".  El cardenal ha afirmado de este comportamiento del descarte "ni humano ni cristiano".

La migración es un fenómeno que influye profundamente en la sociedad actual. Frente a esta situación el presidente del Pontificio Consejo de la Pastoral de los emigrantes e itinerantes ha mencionado las tres orientaciones que el papa hace en su mensaje. En primer lugar, la cooperación internacional, en segundo lugar el ideal que sea cada propio país el que elimine las razones por las que la gente debe emigrar y por último superar los prejuicios hacia los inmigrantes y los refugiados.

Así mismo, ha señalado que los medios de comunicación tienen un gran responsabilidad debido a su labor y por el modo en que presentan los sucesos. Finalmente ha destacado que el final del mensaje de Francisco es muy bello, "ya que habla de la familia de Nazaret y nos recuerda que el niño fue un inmigrante y un refugiado también".

Por su parte, monseñor Joseph Kalathiparambil, secretario del dicasterio, ha recordado que "todo refugiado o desplazado busca un puesto seguro, un lugar en el que sentirse protegido de persecución, opresión o violencia".  Así mismo ha señalado que en los últimos años han surgido "cada vez más numerosos los casos de refugiados que van a establecerse a las zonas urbanas. Su situación se ha hecho cada vez más compleja", recuerda monseñor Kalathiparambil.

Sobre la situación concreta de Siria, ha subrayado que la más de dos millones de refugiados viven hoy en los países que hacen frontera con Siria, mientras en Europa, sobre todo en Suiza y Alemania, han encontrado asilo cincuenta mil refugiados sirios.  De esta forma son estos países de acogida los que están realizando un gran sacrificio para afrontar este fenómeno.

Durante la presentación del mensaje del papa se han presentado diversas estadísticas y datos entre las que destaca, por ejemplo, que la migración internacional permanece fuertemente concentrada. En el 2013, la mitad de todos los inmigrantes internacionales vive en 10 países, con Estados Unidos que acoge al mayor número (45'8 millones), seguidos de la Federación Rusia (11 millones), Alemania (9,8 millones), Arabia Saudí (9,1 millones), Emiratos Árabes (7,8 millones), Reino Unido (7,8 millones), Francia (7,4 millones), Canadá (7,3 millones), Australia (6,5 millones) y España (6,5 millones).