Cáritas de EE. UU. aplaude el aumento de ayuda al desarrollo de su país

Bush promete 10 mil millones de dólares para antes de 2006

| 337 hits

WASHINGTON, 25 marzo 2002 (ZENIT.org).- Catholic Relief Services (CRS), la organización de ayuda al extranjero de la Iglesia católica en Estados Unidos, ha aplaudido en un comunicado oficial el plan anunciado por la administración Bush de destinar 10 mil millones de dólares adicionales de ayuda al exterior para el año 2006.



La agencia de ayuda, miembro de Caritas Internationalis, considera que esta decisión del gobierno puede ofrecer una contribución para «reducir a la mitad la pobreza global».

«Es un primer paso significativo para cambiar la tendencia de la histórica disminución de ayuda al extranjero», afirmó el director ejecutivo de CRS, Ken Hackett.

«Parece demostrar el compromiso de esta administración para afrontar más las necesidades de la pobreza en el mundo, y esperamos que esté dirigida específicamente a apoyar mejorías en el nivel de vida, salud, educación, derechos humanos y a dar voz a los marginados», añade en un comunicado oficial.

«Al tiempo que Estados Unidos se recupera del 11 de septiembre y sigue afrontando la amenaza del terrorismo, creo que se requiere comprender mejor que el terrorismo encuentra campo fértil allí donde hay pobreza, injusticia y falta de oportunidades», explica Hackett.

El secretario del Tesoro, Paul O´Neil, hizo el anuncio del incremento de ayuda al extranjero en la Conferencia Internacional sobre Financiación del Desarrollo, que concluyó el pasado viernes. En ese día, el presidente George Bush reconoció que los países ricos deben hacer más para ayudar a los pobres.

El presidente repitió declaraciones pasadas, según las cuales, Estados Unidos aumentará su ayuda únicamente a aquellos países que demuestren buen gobierno, que eviten la corrupción, que inviertan en su gente, y que tengan una política económica coherente.

CRS promete trabajar con el gobierno estadounidense para encontrar caminos que sirvan para llegar a todos los pobres del mundo a través de la asistencia humanitaria y programas de desarrollo.

«Sabemos que una buena parte del mundo pobre vive en países con carencias de buen gobierno, y continuaremos buscando soluciones para asistir a las personas que comparten el mismo derecho a la dignidad humana y mejores condiciones de vida», afirma Hackett.

«Nuestra experiencia ha demostrado que cuando se le da la voz a la sociedad civil, en el contexto de planes para el desarrollo en sus propios países, la eficacia es mucho mayor», aclara.

Más información sobre Catholic Relief Services en http://www.catholicrelief.org.