Cáritas Europa pide que los trabajadores temporeros no sean mano de obra ''low cost''

En una Declaración conjunta con otras ONG europeas exige garantizar la igualdad de trato

Madrid, (Zenit.org) Iván de Vargas | 934 hits

Cáritas Europa --conjuntamente con otras seis redes no gubernamentales-- ha denunciado hoy la posible creación por parte de la Unión Europea (UE) de "una carta específica de derechos para los trabajadores temporeros que, en la práctica, los convertiría en trabajadores de segunda clase, con menos derechos que los trabajadores permanentes".

En la declaración conjunta, estas redes claves de la sociedad civil europea instan a los Estados miembros a que "eviten cualquier tentación de tratar a los trabajadores estacionales como trabajadores de segunda clase". Por el contrario, añaden, el legislador europeo "debe respetar el principio de igualdad por el mismo trabajo y asegurar que los trabajadores estacionales reciban idéntico trato en cuanto a las condiciones de trabajo, los derechos sociales y acceso a ayuda legal en toda la Unión Europea".

Este llamamiento se hace cuando tanto el Consejo de la Unión Europea como el Parlamento Europeo están revisando y negociando el borrador de Directiva sobre los trabajadores temporeros inicialmente propuesta por la Comisión Europea en julio de 2010.

La Propuesta de la Comisión Europea subraya la necesidad de "proteger a los trabajadores estacionales en toda Europa". Como señala Peter Verhaeghe, responsable del Departamento de Incidencia Política de Cáritas Europa, estas personas "se encuentran entre los migrantes más vulnerables, ya que, además de enfrentarse a menudo a condiciones de trabajo muy difíciles, o incluso ilegales, tienen escaso acceso a la ayuda legal para denunciar estas situaciones".

En este sentido, Cáritas Europa celebra y apoya la iniciativa de la Comisión Europea para incluir entre las medidas clave de la propuesta cuestiones como "la creación de condiciones estándares de trabajo y vivienda en los lugares de trabajo estacionales para reducir los riesgos de explotación y satisfacer las demandas del mercado laboral sujeto a actividades de temporada".

"Las propuestas de la Comisión son un paso en la dirección correcta y tenemos que ver las negociaciones en curso entre las instituciones comunitarias como una oportunidad para mejorar la protección de los derechos sociales de los trabajadores temporeros", reconoce Daphné Bouteillet-Paquet, experto de Cáritas Europa en temas de migración.

Sin embargo, como el Consejo y el Parlamento Europeo están ahora en un proceso de modificación de la propuesta, Cáritas Europa teme que "los intereses económicos a corto plazo lleven a ver a los temporeros como fuerza de trabajo low-cost, que se limitan a llegar, hacer un trabajo estacional y regresan a casa", lo que podría "anular la visión a largo plazo de la UE como el campeón de los derechos humanos basado en el respeto a la justicia y la igualdad de trato de todos".

En particular, estas organizaciones piden a la Unión Europea que se asegure de que la Directiva "establece las condiciones necesarias para garantizar el pleno respeto de igualdad de trato de los trabajadores estacionales"; "define claramente el estatuto de "trabajo de temporada" para impedir el dumping social entre trabajadores nacionales y no comunitarios"; "aclara el papel de las agencias e intermediarios para evitar la explotación y la trata de seres humanos"; "refuerza los mecanismos de denuncia", y "fortalece las normas y prácticas relacionadas con las inspecciones laborales".

Para saber más: http://www.caritas-europa.org/module/FileLib/130501-JointNGOcontributiononCouncilsposition_SeasonalWorkersDirective_May2013.pdf