Caritas Haití: “No podemos cruzarnos de brazos”

Llamamiento urgente para ayudar a los más afectados por la crisis alimentaria

| 1417 hits

MADRID/PUERTO PRÍNCIPE, martes, 8 julio 2008 (ZENIT.org).- “Ante la gravedad de la situación no podemos quedarnos de brazos cruzados”. Así comienza un llamamiento a la solidaridad realizado por Caritas Haití para ayudar a 20.000 hogares en situación de pobreza extrema, en este país que sufre como pocos las consecuencias de la crisis alimentaria.

El llamamiento ha sido recogido por la página web de Caritas Española, que junto a otras Caritas está comprometida en la realización de proyectos en el país caribeño y colabora especialmente en este plan de ayuda urgente.

Desde hace varias décadas Haití ostenta el triste récord de ser el país más pobre de todo el continente americano. Está también entre los diez más pobres del mundo. Su esperanza de vida está en 51 años, y el 60% de los niños menores de 5 años sufren de anemia.

Haití, que importa el 53% de la comida que necesita para alimentar a sus 8 millones de habitantes, fue escenario de violentas protestas callejeras el pasado abril debido al fuerte aumento de los precios de los alimentos básicos.

Según el padre Serge Chadic, director de Caritas Haití, la crisis se ha agravado debido a “las consecuencias de los daños causados por los huracanes Dean y Noel (en noviembre del año pasado), la aplicación rigurosa de las medidas exigidas por el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, y el inmovilismo del Gobierno, que no ha tomado medidas urgentes”.

Las nueve diócesis católicas del país necesitan 1.800.000 euros para este ambicioso plan, que incluye abastecer durante un año a 20.000 familias con productos de primera necesidad (a través de las Caritas parroquiales), distribuir 10.000 kits de herramientas y semillas a los agricultores más pobres y ayudar con préstamos a pequeñas empresas comunitarias en actividades de ganadería, almacenamiento y comercialización de productos agrícolas.

Parte de esta intervención incluye la rehabilitación de los sistemas de irrigación y las estructuras de drenaje en algunas de las zonas más desfavorecidas.

La falta de alimentos ha provocado situaciones dramáticas durante esta crisis. Muchas familias de agricultores no tuvieron más remedio que comer las reservas de semillas que guardaban para la siguiente cosecha, con lo cual se espera un descenso en la producción.

Desde el lanzamiento de esta campaña el mes pasado, Caritas Haití ha recibido ya 100.000 euros de Cáritas Española, además de otras aportaciones de sus contrapartes en Suiza y Chile.