Cáritas insta a cancelar ya la deuda externa de Haití

Llamamiento a los organismos financieros internacionales

| 2038 hits

CIUDAD DEL VATICANO, miércoles 10 de febrero de 2010 (ZENIT.org).- Caritas Internationalis ha manifestado su "decepción" ante la falta de voluntad política del Fondo Monetario Internacional (FMI) para acordar la cancelación total de la deuda pendiente de Haití durante la reunión del Fondo celebrada la semana pasada.

Asimismo, la institución, con sede en la Santa Sede, ha expresado su satisfacción ante la reciente decisión del FMI de conceder a Haití una ayuda de unos 102 millones de dólares, con condiciones muy favorables, para afrontar las ingentes necesidades del país tras el terremoto.

Si bien el director gerente del FMI, Dominique Strauss-Kahn, ha ofrecido su apoyo a las iniciativas orientadas a pedir la cancelación de las deudas de Haití y ha señalado que "el Fondo está trabajando con todos los donantes con el fin de intentar cancelar todas las deudas de Haití, incluyendo este nuevo préstamo", Cáritas recuerda que "esa cancelación de la deuda podría ser concedida dentro de cinco años, cuando Haití tenga que empezar a pagar las cuotas de devolución de la deuda".

Y "dentro de cinco años, el mundo estará afrontando nuevas emergencias y la atención pública ya no estará centrada en Haití".

Cáritas Internationalis llama la atención sobre "las sorprendentes imágenes que nos llegan de Puerto Príncipe, que demuestran que tendrán que pasar muchos años antes de que Haití se encuentre en situación de cubrir un préstamo internacional".

Para Cáritas Internationalis "ahora es el momento de cancelar la deuda".

Por ello, exhorta al FMI a garantizar la eliminación de la deuda ya, cuando Haití lucha por su reconstrucción, una tarea que exigirá década y miles de millones de dólares".

Esa petición se extiende también al Banco Mundial, con el que Haití tiene contraída una deuda de 39 millones de dólares, y al Banco Interamericano de Desarrollo, al que el país caribeño adeuda 447 millones de dólares.

Aunque ambas entidades crediticias han adelantado su apoyo a la cancelación de la deuda, todavía no se ha estipulado oficialmente un acuerdo en ese sentido.