Caritas Internacional advierte de peligro de hambruna en Níger

800.000 niños en el Sahel occidental sufren malnutrición severa

| 2319 hits

NIAMEY, viernes 23 de abril de 2010 (ZENIT.org).- Caritas Internacional afirma que la crisis alimentaria en Níger y otras partes del Sahel occidental debe ser afrontada urgentemente antes de que el comienzo de la estación de las lluvias haga imposible la distribución de ayuda en las regiones remotas.

“En algunas áreas, la situación es ya muy mala. Algunas personas están comiendo sólo plantas silvestres. La ayuda debe llegar rápidamente. En 45 días, se iniciará la estación de las lluvias y algunas áreas quedarán excluídas”, dijo el voluntario de Caritas Niger Bruno Sossou tras una visita de exploración a las aldeas remotas, según informa la página web de Caritas Internacional.

Como directa consecuencia de la crisis alimentaria, la gente está dejando las aldeas en gran número hacia las ciudades o países vecinos. Muchas escuelas están cerrando debido a la falta de estudiantes y los campos no están siendo ya cultivados.

La situación en Niger es especialmente preocupante pero todo el Sahel occidental se encuentra afectado. Millones de personas están en riesgo como resultado de las sequías del último año y los efectos a largo plazo de las anteriores crisis alimentarias.

Unos 800.000 niños menores de cinco años en Burkina Faso, Mauritania, Mali, Níger, norte de Nigeria y Chad están clasificados como necesitados de tratamiento por malnutrición severa.

“La crisis ha sido subestimada en Níger. La inseguridad alimentaria era un tema tabú bajo el anterior Gobierno, derrocado en un golpe el 18 de febrero. Hasta que los medios de comunicación y las asociaciones internacionales no ejercieron presión sobre el Gobierno para llevar a cabo una investigación sobre este tema no se tuvo un cuadro claro del alcance de la emergencia”, dijo Raymond Yoro, secretario general de Caritas Níger.

Unos 7,8 millones de personas, cerca del 60% de la población de Níger, se están quedando sin comida, según la investigación llevada a cabo por el Gobierno de Níger en diciembre.

“El entorno político es crucial para que las intervenciones de ayuda tengan éxito. Al menos, ahora somos libres de coordinar nuestros esfuerzos con otras ONG y tenemos acceso a informes geográficos detallados que nos permiten llegar a donde más se necesita”, dijo Yoro.

Caritas se prepara a lanzar un llamamiento para proporcionar ayuda alimentaria de emergencia a los más vulnerables de Níger. Se proyecta distribuir ayuda a casi 250.000 hogares de 327 aldeas.

La ayuda se proporcionará a través de distribuciones de cereal gratuito y actividades de dinero por trabajo, centrándose especialmente en los niños y madres embarazadas o que están amamantando.

“En primer lugar, necesitamos afrontar la emergencia con ayuda alimentaria. Pero luego queremos empezar un programa de rehabilitación a través de la capacidad de edificar, animando actividades que generen ingresos en las áreas rurales, y una mejora a largo plazo de la seguridad alimentaria”, dijo Maliki Oumarou, responsable de emergencias de Caritas Níger.

Por Nieves San Martín